La FP busca mujeres

El Gobierno vasco aspira a doblar en dos años las 1.500 matriculadas actuales sobre un total de 17.000

EDITORIAL

Los ciclos industriales de FP son casi una garantía de empleo seguro al finalizar los estudios. Las empresas de Euskadi necesitan abundante mano de obra cualificada con esa formación. Pese a ello, los centros que la ofrecen no cubren todas sus plazas por la ínfima presencia de mujeres. El Gobierno vasco aspira a doblar en dos años las 1.500 matriculadas actuales sobre un total de 17.000. La imagen de la industria como una actividad intrínsecamente masculina, asociada al músculo y a un entorno contaminado, nada tiene que ver ya con la realidad de un sector en el que imperan la tecnología punta y la digitalización. Solo el mantenimiento en el inconsciente colectivo de ese estereotipo puede explicar el voluntario alejamiento de las mujeres de estudios como Fabricación Mecánica o Automoción, que tienen de masculinos tanto (o tan poco) como cualquier ingeniería o rama de la arquitectura. Atraer a las jóvenes a esos estudios es tan complicado como todo cambio cultural, pero absolutamente necesario.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos