Busca sin captura

Busca sin captura
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

La sorda batalla, que cada vez es más ruidosa, se está pronunciando a favor de Puigdemont, que para elegir a su suplente sólo tiene que contar con él mismo. Ahora ha escogido a Quim Torra, pero para demostrar que quien manda, manda, le prohibe entrar en su despacho, aunque le deje pisar moqueta. El expresident, después de 110 días con sus correspondientes noches, ha anunciado que será el llamado Quim su candidato para presidir la Generalitat. ¿Qué podemos decir los demás, que vivimos más lejos y por mucho que gritemos no nos oye nadie? El separatismo es incontenible porque son muchos a los que no les conviene sostenerlo y vivimos bajo la dictadura aritmética del número, que es la mejor que conocemos a condición de oír a todos, no a los que más chillan.

Hoy empezará el debate de investidura, según dicen y si el tiempo no lo impide, porque hay nubosidad variable. Mientras, Merkel advierte que Europa ya no puede confiar en EE UU, ni Europa en nosotros. No se ofenden los huérfanos si alguno se caga en sus padres, pero el problema es pagar la factura común, no pagar el papel higiénico. Somos muchos los inocentes de toda culpabilidad, pero siempre hay que buscar culpables, ya que en algún sitio tienen que estar, y España está cautivada por ella misma mientras el independentismo gana y los demás no sabemos cómo repartir sus pérdidas del modo más equitativo posible, que no será nunca el que nos guste a todos. Lo otro son rifirrafes, porque la gran batalla la está ganando Puigdemont, a la chita callando y a la chita hablando a distancia. Sabe este señor lo que quiere y no admite equívocos: irse de España. Y hay que reconocer que está ganando la batalla. Hasta en su despacho.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos