Bomba de relojería

La gran paradoja del bronco debate parlamentario sobre la prisión permanente revisable es que no cambiará nada