BIME: Desarrollo positivo

Enrique Portocarrero
ENRIQUE PORTOCARRERO

Dígase que está muy bien el aumento progresivo de la masa crítica del BIME, así como su constante e imaginativa extensión hacia diversos ámbitos. Quiero decir que resulta innegable y positivo el desarrollo logrado estos últimos años por el BIME, desde su concepción inicial como festival destinado a romper la rigidez estacional en la oferta o dirigido también a buscar la propia ocupación del BEC, hasta su presente como evento musical especializado que combina el espectáculo con la industria, la música en vivo con la actividad congresual y hasta la concienciación, la didáctica y el descubrimiento de un sector industrial y cultural con la dinamización y la extensión de la música en vivo al conjunto de la ciudad.

Naturalmente, el tirón popular del BIME se logra un año más con esto último y sobre todo con un cartel principal de calidad -The Prodigy, Franz Ferdinand y Royal Blood- donde se refleja ese exitoso eclecticismo tan experimentado ya en el BBK Live con la electrónica rave, el garaje, el metal y el indie-rock.

Por supuesto, resulta inteligente y encomiable que al llamado BIME Pro se le añadan el BIME Campus y el BIME Start Up, buscando una oportuna confluencia de sinergias de la que podría surgir un sector innovador y competitivo.

Lástima, claro, que en esta economía globalizada la residencia del conocimiento y el poder de decisión empresarial se concentra siempre allí donde está la demanda, la industria, la innovación, la estabilidad, la financiación y los estímulos fiscales.

Temas

Bbk

Fotos

Vídeos