Del Beti Jai al Adarraga

TINO REY

En la Comunidad de La Rioja, la pelota ha sido desde antaño parte fundamental del pasatiempo de las gentes. Los riojanos han vivido con auténtica pasión este deporte. No hay pueblo que no tenga un frontón dentro de su casco urbano. Bien adosado a las paredes de las iglesias, en los frontispicios de las casas solariegas...

A principios del siglo XX en Logroño (1912) una sociedad anónima depositó en el Ayuntamiento 250.000 pesetas de fianza con el fin de levantar en el centro de la capital un frontón similar al de las provincias límitrofes. Se encargó su construcción al arquitecto Agustín Cadalso García. La fiesta de su inauguración fue un acontecimiento social.

El recinto desprendía un cierto aroma a la ‘belle epoque’ de aquel entonces. Contracancha con sus correspondientes sillas, palco principal y dos sobrepalcos. En un principio las tres principales modalidades que se programaron fueron la cesta, el remonte y la pala. La mano llegaría más tarde. En los años de la Guerra Civil se utilizó como cárcel.

Una vez finalizada la contienda irrumpieron en el frontón las raquetistas. Un 22 de junio de 1944 ocurrió en el Beti Jai un hecho que al día siguiente tuvo un desenlace funesto. Jugaban Dora y María Antonia contra Dorita y Amparo. Cuando el marcador registraba un empate a diecisiete Dorita recibió un pelotazo en plena cara que obligó a cancelar el partido.

En un principio se consideró como una incidencia normal del juego y no se le dio la mínima importancia. Pero a las pocas horas se sintió mal y fue traslada al Hospital Provincial desde la pensión en la que estaba domiciliada, en la calle Carnicerías, donde nada se pudo hacer por su vida. El funeral fue multitudinario y el féretro fue portado al camposanto municipal por los corredores de apuestas.

El Beti Jai fue languideciendo, convirtiéndose en un centro multiusos -bailables, comedias y otros pasatiempos- y los dueños decidieron vender el solar para edificar un grupo de viviendas. El ladrillo también tenía un peso especifico en aquella sociedad. El 19 de septiembre de 1964 tomó su relevo el Adarraga que se diseñó con una única finalidad: ser un símbolo de la especialidad manista.

Desde entonces cuando se asoman en el calendario las fiestas de San Mateo y La Rioja inicia ese milagro anual de la vendimia, en el recinto de la ribera del Ebro se viene celebrando la que es sin lugar a dudas la feria por excelencia del año. Esta edición arranca mañana y finaliza el 24 con la final del Torneo de Parejas.

Para esta edición las empresas ofertan un programa atiborrado de alicientes y con parejas mixtas de Aspe y Asegarce. Las seis parejas contendientes han sido ubicadas en dos grupos. En el A: Altuna III-Untoria, Victor-Rezusta y Bengoetxea VI-Merino. En el B: Irribarria-Urrutikoetxea, Olaizola II-Zubieta y Ezkurdia-Albisu. Los pelotaris riojanos han acaparado con sus nombres la importante cita otoñal.¡Suerte!

Fotos

Vídeos