Un bello gesto

Pedro Sánchez y Rajoy se estrechan la mano./
Pedro Sánchez y Rajoy se estrechan la mano.
Manuel Alcántara
MANUEL ALCÁNTARA

España se ha ofrecido a acoger a los rescatados por el 'Aquarius' antes de que se ahoguen todos. El presidente del Gobierno les ofrece algo que no pueden rechazar: recibir en el puerto de Valencia el buque que salvo a 629 personas. Hay quien cree que es la primera decisión de verdadero calado de Pedro Sánchez, pero eso no puede saberse hasta que vengan otras. De momento, el presidente del Gobierno acredita tener buen corazón, capaz de condolerse, aunque le duelan otras cosas. La medida contradice nuestra costumbre de ir siempre 'al italico modo', mientras el relevo de Rajoy se piensa hacer sin debate ideológico, quizá porque se nos han agotado las ideas a fuerza de no usarlas más que en controversias internas.

Es pronto para mirar, pero si bien se mira, la herencia de don Mariano no ha sido tan mala, ya que deja un grupo parlamentario que supera al del Gobierno en más de 50 escaños. La dificultad no está en los que mandan, sino en los que no obedecen. El desalojo del poder no se hace de la noche a la mañana porque no estamos seguros de que haya mañana. Las miradas confluyan en Feijóo, que entre otras ventajas tiene un pasado limpio y por eso no tiene que blanquearlo dando una de cal y otra también de cal.

Pedro Sánchez, en lo que se considera su medida más importante desde su llegada al poder, cree en la hospitalidad, pero no está seguro de que sus huéspedes sean de la misma opinión, así que el laborioso relevo de Rajoy tendrá que hacerse sin debate ideológico. Las urnas siempre están boquiabiertas, pero les está vedado aburrirse y no pueden ni siquiera bostezar. Lo que les pide Rajoy es que hagan juego limpio y eso no está entre sus posibilidades. No es que no quiera. Es que no saben.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos