Los automatismos del Athletic

ANÁLISIS

El Athletic necesita tiempo para resintonizarse y saber con quién y a lo que juega en cada partido

Julen Guerrero
JULEN GUERRERO

Después del empate en Berlín el Athletic acumula ya cinco partidos consecutivos sin encajar un gol, lo que es una gran noticia. El equipo se está mostrando compacto. No se complica a la hora de sacar el balón y no muestra reparos en jugar en largo o alejar rápidamente el esférico de su área, aún estando muchas veces solo quien despeja o algún compañero y con posibilidad de construir una jugada.

Todo esto nos lleva a hablar de un Athletic práctico, que intenta minimizar los errores, con la confianza de que arriba sabrá aprovechar alguna oportunidad para sacar el partido adelante.

Etxebarria da instrucciones ayer en Lezama a Herrerín, que salvó al equipo en Berlín, y a Kepa, que mañana debe volver a la titularidad.

En estos cinco encuentros con balance positivo de resultados, solo en uno ha podido marcar dos goles, el del Girona. Ha firmado dos empates a cero, Getafe y Hertha de Berlín, y ha logrado dos victorias por la mínima, Panathinaikos y Eibar, a los que sólo necesitó marcar un tanto para derrotarles. En definitiva, cero goles en contra, un gran dato, pero también solo cuatro a favor.

Los cambios en la alineaciones han sido constantes, lo que resulta positivo para mantener activa y disponible a toda la plantilla. Pero esta dinámica de relevos complica la generación de automatismos en el equipo.

-¿Con quién y a qué jugamos hoy?

No es lo mismo jugar en banda con jugadores abiertos y que den amplitud al campo, que hacerlo con futbolistas que se metan por dentro entre líneas. No es lo mismo alinear arriba a dos hombres más estáticos y potentes en los balones aéreos que jugar con dos cuyas virtudes sean en uno la velocidad y en otro el juego en corto.

Y tampoco es igual disponer de dos pivotes en el centro del campo de perfil estático y con menos salida del balón que tener uno o los dos con movilidad y que se ofrecen más en la construcción del juego.

Todas estas versiones, y quizá alguna más, ha tenido el Athletic en estos encuentros. El equipo precisa tiempo para aprender a resintonizarse y saber con quién y a qué juega en cada partido. Afortunadamente, el conjunto rojiblanco posee diversas alternativas. Pero si cambias mucho de estilo y características de los futbolistas en los mismos puestos, el equipo requiere de un periodo de asimilación a cada variante. Y ahí es donde creo que estamos ahora.

Como casi siempre, podemos ver la botella medio llena: buenos resultados, equipo compacto y buen funcionamiento defensivo. O medio vacía: poco fútbol, pocas ocasiones y pocos goles a favor. Hay que ser positivos y confiar en el potencial de la plantilla,porque todas estas alternativas darán sus frutos.

Iker Undabarrena

Quiero aprovechar para mandar un mensaje de ánimo a Iker Undabarrena. Ha sido un golpe muy duro su nueva lesión en una rodilla, y más después de recuperarse con éxito de la misma dolencia en la otra.

Iker estaba en un gran momento. Conozco a este jugador desde la categoría de alevines, cuando tuve la suerte de poder trabajar y entrenar con la generación del 95 en Lezama. Apenas tenía 11 o 12 años. Su sueño de llegar y asentarse en el primer equipo rojiblanco le está costando más por estas inoportunas lesiones. Ánimo Iker, volverás más fuerte.

Fotos

Vídeos