Alto riesgo

El 'procés' ha fracasado, pero el desafío independentista seguirá

Tonia Etxarri
TONIA ETXARRI

Una vez constatado que el ‘procés’ ha fracasado pero que el independentismo seguirá desafiando al Estado y provocando enfrentamiento en la sociedad catalana, los tres partidos constitucionalistas tendrán que defender juntos la ley y el propio Estatut de Cataluña, que fue derogado por la mayoría parlamentaria independentista. Hasta ayer la alianza con el Gobierno funcionó frente al desafío secesionista, aunque con matices. Las adversativas de Pedro Sánchez habían ido generado incertidumbre sobre la solidez y duración de su apoyo, que es fundamental. Después de la estafa del referéndum ilegal realizada ayer con tantas trampas, subterfugios, abuso del censo, utilización de niños e inhibición de los mossos, que fueron sustituidos por los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, cuya actuación provocó numerosos heridos y dejó un reguero de críticas generalizadas, la unidad constitucional quedó, al menos, proclamada. Con el propio Pedro Sánchez que, a pesar de estar en desacuerdo con las cargas policiales, quiso aparcar, esta vez, las discrepancias ideológicas. Criticando la gestión de esta situación a cargo tanto de Puigdemont como de Mariano Rajoy, pero cargando sus reproches sobre la Generalitat.

Habrá que ver si los socialistas aguantan la presión de Podemos, que ya ha cursado su correspondiente invitación a Pedro Sánchez para presentar una moción de censura contra Mariano Rajoy. No por casualidad ayer Pablo Iglesias fue el primero que compareció ante los medios, antes que el propio presidente de Gobierno, aprovechando la situación crítica creada en torno a la actuación policial, para exigir la salida del PP de La Moncloa, ya que las urnas de momento le siguen situando como el partido más votado.

La situación sigue siendo tan grave que el presidente del Gobierno anunció ayer su comparecencia en el Congreso y una convocatoria de reunión con todas las fuerzas parlamentarias, siendo consciente de las dificultades del momento para establecer pactos porque ahora el consenso del 78 se ha ido debilitando y habrá que buscar la llave del desbloqueo. Ciudadanos manteniendo su línea de firmeza al lado del Ejecutivo contra el separatismo alerta sobre el intento de golpe que se nos viene encima. Por parte de la Generalitat y sus socios. Llevaban 11 años advirtiendo que los independentistas habían copado todos los resortes de poder.

La reacción de los secesionistas después de la nefasta jornada de ayer marcará la pauta de las próximas horas. Pero hay que pensar en el futuro. Recurrir a la moviola para buscar responsables, que están muy repartidos y desde hace mucho más tiempo, sólo conduce al desgaste y la inutilidad. No se puede volver al punto de partida. Ni con las ‘rebajas’ del Estatut que acaba de derogar el Parlament de Cataluña, ni con mensajes de complicidad diciendo que lo que diga la cámara autonómica recibirá el visto bueno de las Cortes. Entre otras cosas porque esa institución ya ha decidido ‘desconectarse’ del resto de España.

Desde ayer vuelve a instalarse el ‘mantra’ de la negociación. Con los demócratas, decía Felipe González. Según su filtro, no entrarían en ese cupo ninguno de los gobernantes actuales de Cataluña. Porque se han sublevado contra la ley cometiendo graves infracciones contra el Estado de derecho. Capaces de incumplir, como quedó demostrado ayer, hasta su propia ley de referéndum.

El PSOE tiene pendiente el debate que quiere introducir sobre la reforma constitucional en la ponencia del Congreso en donde sus señorías deberán emplearse a fondo en una polémica sobre el Estado federal que, seguro, no satisfará a los nacionalistas. Pero ayer Pedro Sánchez instaba a lo urgente. A que el presidente del Gobierno negocie con la Generalitat. No parece que Puigdemont esté preparado para otro empeño que no sea el de su referéndum. Él, que no ha sido nunca elegido en las urnas. El independentismo seguirá. No será un suflé que bajará con el paso del tiempo. Y será aprovechado por las fuerzas independentistas en Euskadi. El lehendakari ya se puede ir preparando. Las demás fuerzas políticas democráticas también. Al tiempo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos