Aduriz: Carpe Diem

Hay que aprender a disfrutar del jugador sin obsesionarse con sus años y su salud

Jon Agiriano
JON AGIRIANO

La salud de Aritz Aduriz preocupa a todos los aficionados del Athletic. Es algo general. En otras cuestiones importantes del club, como la filosofía por ejemplo, pueden darse grandes mayorías, pero no la unanimidad que provoca la preocupación por la integridad física del delantero donostiarra. Conozco a algunos forofos que observan a Aduriz con más tensión por su bienestar físico que esos padres primerizos que colapsan las urgencias de Pediatría de los hospitales. Sí, ya sé que son unos exagerados y que Aduriz es un treintañero de lo más saludable que no ha tenido grandes lesiones durante su carrera, pero hay que entenderles. Sencillamente, no podemos prescindir de él. Tenemos que conservarlo todo el tiempo que podamos. Y eso nos hace débiles, fácilmente impresionables, hipocondríacos.

Lo estamos viendo estos días. El goleador rojiblanco es duda para el partido del domingo ante el Girona por una lumbalgia y han saltado hasta las alarmas de los microondas. Fue escuchar el martes el diagnóstico y empezar a preocuparnos y a interpretar esa dolencia como un achaque propio de su edad. De ahí a imaginar a Aduriz encorvado y con una cachaba sólo había un paso y algunos exagerados lo dieron. «La espalda», murmuraban, negando con la cabeza, resignados a la insondable fatalidad. Yo creo que debemos calmarnos y optar por otra estrategia: la del viejo carpe diem. Todo un clásico, vaya. Disfrutemos de Aduriz día a día, sin pensar en el futuro, no dejemos que nos amargue por adelantado la preocupación por su pérdida el día de mañana. Y veamos las cosas con un mínimo de objetividad: los jugadores no se funden de repente, como una bombilla. Lo normal es que su final llegue tras un proceso previo de decadencia.

Llegados a este punto, pensemos en otra cosa para darnos ánimos. Aduriz marcó la pasada temporada 24 goles entre las tres competiciones. Como la anterior firmó 36, podemos hablar, efectivamente, de un declive. Ahora bien, basta con valorar estas cifras y compararlas con las del resto de la plantilla para comprender algo fundamental: que en lo que a goles se refiere Aduriz seguirá produciendo en su decadencia bastante más que el resto de sus compañeros en su máximo apogeo. Esta temporada, sin ir más lejos, ya ha marcado 4 de los 9 que lleva el equipo.

Fotos

Vídeos