El Correo

Tráiler

Un fotograma de 'The Discovery'.

Estrenos sin pasar por taquilla

  • código streaming

  • 'The Discovery', disponible online desde principios de abril, es la última de una serie de películas independientes que ya se estrenan directamente en la red

La exhibición cinematográfica se adapta a los tiempos irremediablemente. La distribución ya no se limita al circuito de salas convencional. Hay títulos esperados que se estrenan directamente en la red sin pasar por taquilla. El tema ha sido objeto de polémica en Francia al darse a conocer hace apenas una semana la Sección Oficial del prestigioso festival de Cannes, donde se han seleccionado algunos proyectos financiados por multinacionales del entretenimiento online. Ejemplos como 'Okja', de Bong Joon Ho, y 'The Meyerowitz Stories', de Noah Baumbach, van a concurso en el macroevento galo, el mercado audiovisual internacional por antonomasia (si no estás ahí, no existes). Netflix, HBO o Amazon pelean por los primeros puestos, adquiriendo los derechos de películas que optan a grandes premios. Los cines de toda la vida no ven con buenos ojos la competencia de internet. Sin entrar en detalles sobre el pirateo, es un hecho que ciertos filmes no van a verse jamás en pantalla grande, con lo cual hay que aceptar la situación, evolucionar y cuidar al espectador al máximo. Mientras la Federación Nacional de los Cines Franceses (FNCF) se rasgaba las vestiduras al darse la posibilidad de que una obra galardonada en el festival de cine más importante del mundo no pise nunca la cartelera, en las ventanas domésticas se ofrecía en exclusiva lo último de Adam Sandler, un tipo inquieto que ha visto la luz gracias a las nuevas tecnologías y no hace ascos a la audiencia potencial internauta.

Paralelamente a los cambios en la exhibición y los festivales, también debe dar un paso al frente la crítica cinematográfica. Ya no vale con comentar únicamente lo que se estrena en los auditorios con patio de butacas al servicio del consumidor. Esta semana Netflix anunciaba que sus usuarios han gastado más de 500 millones de horas devorando material de Sandler, cuyas últimas películas son financiadas directamente por la plataforma a cambio de su estreno en exclusiva. El popular cómico estadounidense no para y está reflotando su carrera a base de propuestas de toda índole. 'Sandy Wexler', la historia de un inusual representante del mundo del espectáculo, se estrenó el pasado 14 de abril con tibias críticas, cuestión que no ha amedrentado su recorrido en la multipantalla. Títulos como la desternillante 'The Ridiculous 6', un western paródico pasado de vueltas, funcionan a las mil maravillas en los hogares. Sin pasar por taquilla se lanzó el último fenómeno del pasado festival de Sundance, la estimable 'Ya no me siento a gusto en este mundo', una producción modesta, pequeña pero matona, a todas luces establecida como modelo de financiación en el mercado audiovisual, con el streaming como salida rentable. Enmarcada en la lista de filmes indispensables del conocido evento impulsado por Robert Redford, supone el debut tras la cámara del actor Macon Blair, protagonista de 'Blue Ruin', excepcional proyecto con notables puntos en común (levantado en parte por crowdfunding). Elijah Wood, bordando el papel de nerd solitario que apenas sale de su casa, y Melanie Lynskey, co-protagonista de 'Criaturas celestiales', encabezan el reparto de esta entretenida fusión de géneros. El thriller y la comedia se dan la mano para el regocijo del público.

Elijah Wood y Melanie Lynskey en 'Ya no me siento a gusto en este mundo'.

El descubrimiento

La producción nacional también se está viendo recompensada por las nuevas costumbres a la hora de consumir cine. Este fin de semana se estrena en salas, a pequeña escala, 'Amar', de Esteban Crespo, nominado en su día al Oscar por su cortometraje 'Aquel no era yo'. Vista en el festival de Málaga, en unas semanas formará parte del catálogo de Netflix. El gigante audiovisual de internet ha participado en la producción y ya ha lanzado en la red por todo el planeta, salvo España, la ópera prima de Eduardo Casanova, 'Pieles', apadrinada por Alex de la Iglesia, cuya visita a nuestra cartelera será en junio. En EE UU hay cineastas que están labrando su trayectoria en streaming, como es el caso de Charlie McDowell, director y co-guionista de 'The Discovery', disponible online para su visionado de forma legal desde principios de este mes. Rooney Mara, Jason Segel y Robert Redford protagonizan una parábola futurista de sencilla ejecución y denso resultado. Se ha demostrado científicamente que existe vida después de la muerte, con lo cual aumentan desproporcionadamente los suicidios a lo largo de todo el planeta, un punto de partida brillante que no se desarrolla con igual magnitud debido a una excesiva morosidad en el ritmo. Abundan los diálogos en este tipo de propuestas de presupuesto moderado, generalmente historias románticas con un toque de fantasía o ciencia-ficción, a veces inesperado.

'Sandy Wexler', la última película de Adam Sandler.

McDowell viene de la serie 'Silicon Valley' y cuenta con otro filme, más loable, entre las referencias de Netflix, 'The One I Love', otra muestra de cine costumbrista, relativamente fácil de producir, que se topa con la sorpresa. Protagoniza esta recomendable comedia Mark Duplass, junto a su hermano Jay un buen ejemplo de creadores de contenidos audiovisuales que no piensan en las salas de cine de toda la vida, quizás acostumbrados a bregarse en la televisión con series para marcas como HBO. Películas de su cosecha como 'The Puffy Chair' o 'Baghead', deudoras del mumblecore (corriente de películas realizadas con escasos medios, distribuidas por canales alternativos, donde priman las escenas de conversación), se paseaban por festivales con buena acogida, pero no lograban pasar de una distribución minoritaria que ha ido creciendo gracias a las excelencias de la red. 'Blue Jay', disponible en Netflix directamente, escrita y protagonizada por Mark, es una emotiva apuesta por el drama, una película pequeña en su concepción que goza de un gran resultado. Una historia mínima, una pareja que se reencuentra casualmente tras veinte años sin verse, es la premisa de partida de otra buena muestra de cine independiente, esta vez en blanco y negro. Cada vez son más numerosos los títulos que tiran de nuevos modelos de producción y exhibición. No hay vuelta atrás. Probablemente nos movemos hacia un estadio en el que los blockbusters convivirán con este tipo de obras, resintiéndose las producciones medias ante una clara tendencia al indie online.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate