El Correo

Ficción a ritmo de 'megahit'

Escena de 'Anatomía de Grey' con sonido Snow Patrol
Escena de 'Anatomía de Grey' con sonido Snow Patrol / Agencias
  • en serie

  • La música de las series de televisión salta con frecuencia desde la pequeña pantalla a las listas de éxitos

Alexandra Patsavas, Gary Calamar o Thomas Golubic tienen perdida la batalla de la popularidad frente a los Michael Giacchino, Danny Elfman, Angelo Badalamenti o la estrella del momento, Ramin Djawadi. Los acordes en 'Lost', 'Los Simpson', 'Twin Peaks' o 'Juego de Tronos' -compuestos por los primeros- han sido 'hits' en Spotify -o discográficos en 'época de Laura Palmer'; sin embargo, los temas de Snow Patrol, Sia o America para 'Anatomía de Grey', 'A dos metros bajo tierra' o 'Breaking Bad' fueron seleccionados por los segundos sin que muchos lo sepan. Porque, mientras que los compositores gozan de proyección mediática, los nombres de los supervisores musicales solo quedan en la retina de aquellos que aguantan -sin que sea por postureo- hasta el último de los títulos de crédito.

El 'boom seriéfilo' ha sido utilizado como trampolín de lanzamiento de nuevos grupos, o simplemente como promoción de 'singles' que ascenderían a los primeros puestos de las listas de venta (o reproducción). Una alianza mutuamente beneficiosa que ha desembocado en los premios de reciente creación (tan solo llevan siete ediciones), los Guild of Music Supervisors Awards, o lo que es lo mismo, reconocer a aquellas personas que saben que tema debe sonar en cada momento. En la última edición, que tuvo lugar el pasado 18 de febrero, Netflix se llevó el gato al agua: ganó en comedia (Stephanie Diaz-Matos en 'The Get Down'), drama (Nora Felder en 'Stranger Things'). FX se llevó un galardón para 'The People vs O.J. SImpson: American Crime Story' por el trabajo de PJ Bloom.

¿Lo esperado? ¿Justos? ¿Merecidos? Lo cierto es que repasando todo aquello que fuera seleccionado por los premiados, la lista no podría ser más infartante: 'I shall be released' de Nina Simone y 'The first time ever I saw your face' de Roberta Flack('American Crime Story'); o 'Hazy Shade of Winter' de The Bangles y 'Should I go' de The Clash ('Stranger Things'). Y si esto aún no le ha quitado el hipo a alguien, las series que se quedaron sentadas en el patio de butacas no son baladí: 'Girls', 'The Leftovers', 'Jane the Virgin' o 'Empire'.

Todo temazos que no aparecieron por sí solos sino que necesitaron de un 'supervisor musical' que pensase en ellos e hiciese encajar las canciones de tal forma que las escenas resultantes tuvieran sentido propio desde el sofá de casa. La elección del artista idóneo conseguirá (o impedirá) que el espectador asocie una escena con una emoción y todo ello con una banda sonora. ¡Cuántas veces le habrán dicho esto a Sia! En su era prediscotequera y de performance imposibles, ella era la artista del 'Breathe me' con la que se despedía 'A dos metros bajo tierra' y a todos se nos caía la lagrimilla. O cómo olvidar el 'Woke up this morning' con el que arrancó 'Los Soprano' en mayo del año 2000, o su equivalente en 'True Blood', las 'Bad Things' de Jace Everett.

Lady Gaga visitó el plató de 'Gossip Girl'.

Lady Gaga visitó el plató de 'Gossip Girl'. / Agencias

Pero las series sirven, en muchas ocasiones, de promoción para artistas que aspirar a triunfar en el Billboard. Y para eso, como para tantas otras cosas, estás las ficciones juveniles. Las finiquitadas 'Gossip Girl' y 'The OC' o la que está a punto de echar el cierre, 'Pretty Little Liars' han servido de lanzadera (o bomba de oxígeno resucitadora) a Phantom Planet, The Cure, Florence and the machine,The Killers... e incluso la mismísima Lady Gaga -ya (casi) triunfadora- quien apareció como estrella invitada en la tercera temporada del serial de 'la reina cotilla'. La otra reina, la del pop (Madonna), conoce muy bien la importancia de salir en la tele y no solo consiguió que Ryan Murphy le dedicará un monográfico en 'Glee' sino que utilizó un 'crossover' de CSI en el año 2005 para poner a los forenses a investigar al ritmo de 'Hung up'.

Nada es magia ni aparece solo. Tienen nombre y apellidos: el especialista 'teen' Christopher Mollere('Pretty Little Liars', 'The Originals' y nominado por 'Crónicas vampíricas'), la 'country' Frankie Pine (multipremiada por 'Nashville'), o el arriesgado Bruce Gilbert ('Weeds', 'Orange is the new black' o 'United States of Tara'). E inclusos algunos ex artistas se han pasado a esto de ser supervisores musicales o directamente compositores. Es el caso de Cliff Martinez, ex batería de Red Hot Chili Peppers, que se puso a los mandos de 'The Knick' o Jeff Russo que saltó desde la banda americana ‘Tonic’ a 'Fago'.

Y ya si uno tiene un capricho y 250.000 euros a mano puede hacerse con los derechos de 'Tomorrow Never Knows' y hacer que The Beatles suenen por primera vez en una ficción televisiva. Lo hizo a través del tocadiscos de Don Draper. En 'Mad Men'. En Lady Lazarus.. Donde sino.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate