Emma aplaca a la fiera

Disney tira de Emma Watson para recrear 'La bella y la bestia' y seguir haciendo caja

Un fotograma de 'La bella y la bestia'./
Un fotograma de 'La bella y la bestia'.
ROBERTO GONZÁLEZ

Se oye una canción/ que hace suspirar...» Si te sabes de memoria el resto de la letra probablemente andas por la treintena y viste varias veces en el cine 'La Bella y la Bestia' de Disney allá por 1992. Ahora la factoría se aprovecha de tu nostalgia para presentar un remake en imagen real, una práctica que la casa del ratón está explotando hasta la saciedad en los últimos años. Los ejemplos empiezan a ser numerosos: '101 Dálmatas', 'Alicia en el País de las Maravillas' de Tim Burton y su secuela, 'Maléfica', 'Cenicienta', 'El libro de la selva'... y aún hay más proyectos en espera. Regurgitaciones, spin-offs o supuestas actualizaciones de los clásicos que prescinden de lo que la hizo famosa: la animación tradicional.

La jugada es maestra desde el punto de vista económico. El público acude a las salas y resucitan las ventas del original animado, aunque en el plano artístico las adaptaciones se enfrentan a una encrucijada. Si se desvían demasiado de la película de base no serán aceptadas por los fans, pero si se limitan a ser meras copias corren el peligro de no aportar nada sustancial y ser despreciadas por el espectador más crítico.

En el caso de 'La Bella y la Bestia', una película fundamental en el canon Disney, han temido arriesgarse y lo que ahora nos llega es una especie de versión extendida de la película animada (dura unos 40 minutos más) que reproduce muchas de sus escenas y contiene incluso las mismas canciones (y algunas nuevas) compuestas otra vez por Alan Menken y el letrista Tim Rice.

El baile de Hermione

Mil y una adaptaciones

El cuento tradicional francés de 'La Bella y la Bestia' ha conocido infinidad de adaptaciones, algunas tan recientes como la de Christophe Gans en 2014, pero la más famosa sigue siendo la versión animada dirigida por Gary Trousdale y Kirk Wise. Tras 'La Sirenita', supuso la confirmación de lo que se conoció como el 'renacimiento' de Disney en los 90, que continuó con 'Aladdin' y 'El rey león'. Tras una época de fracasos económicos la compañía se actualizaba con cuentos más sofisticados y números musicales al estilo Broadway. Inspirado por el clásico de Jean Cocteau de 1946, el filme ha envejecido mal en pequeños detalles pero aún destacan la carismática Bestia, animada por la experta mano del maestro Glen Keane, y el cuidado argumento, que deberían revisar los que acusan a Disney de explotar el tópico del amor a primera vista. Con 'Toy Story 3' y 'Up', es uno de los tres filmes de animación nominados al Oscar al mejor largometraje junto a cintas de imagen real.

En el papel de Bella, una de las 'princesas Disney' más independientes, tenemos a Emma Watson, la Hermione de Harry Potter, otro nombre que suele recibir el respaldo del público, siempre que no esté asociado con el de Alejandro Amenábar. Y la dirección ha recaído en manos de Bill Condon, un artesano de estilo clásico que en los 90 firmó la interesante 'Dioses y monstruos' y hoy día es más conocido por haber rodado dos entregas de la risible saga 'Crepúsculo', aunque es justo reconocer que los mayores problemas de esas películas no se encontraban en su realización.

En su reparto humano cabe destacar también a Luke Evans (visto en sagas como 'Fast and Furious' y 'El Hobbit') como el arrogante Gastón, un villano repulsivo y a la vez divertido, el ejemplo perfecto de lo que hoy se define como un 'cuñado'. El cómico Josh Gad encarna a su inseparable amigo LeFou, un individuo pelota y servil en la cinta original. En la nueva versión este personaje ha provocado una absurda controversia que ha llevado a que la película sea calificada para adultos en Rusia, y todo por algún leve detalle que apuntaría a su supuesta homosexualidad.

El director Bill Condon, que es abiertamente gay, no le da importancia. Tras el personaje digital de la Bestia se encuentra Dan Stevens ('Downton Abbey'). Por supuesto no faltan los objetos encantados, esta vez recreados por ordenador: el seductor candelabro Lumière, el cascarrabias reloj Din Don, la entrañable tetera Sra. Potts y su vivaz hijo, la tacita Chip.

En España, Michelle Jenner presta su voz a Bella en los diálogos, mientras que las canciones corren a cargo de la youtuber Bely Basarte. Hasta el momento ha recibido el beneplácito de crítica y fans. A recaudar millones.