La bestia que cambió el cine español

Un documental reivindica el papel crucial del segundo largometraje de Álex de la Iglesia, que resucitó el género fantástico e inspiró a una nueva generación de directores

El trío protagonista de 'El día de la bestia'./
El trío protagonista de 'El día de la bestia'.
OSKAR BELATEGUI

Para muchos, sigue siendo la mejor película de Álex de la Iglesia. Más de veinte años después de su estreno, 'El día de la Bestia' retrata un Madrid apocalíptico sospechosamente parecido al Madrid real. Y eso que en una primera versión del guion el padre Berriartúa salía de Deusto para luchar contra el Anticristo en Sestao. Satán se encuentra con la España negra. 'El exorcista' conoce a Rafael Azcona. 'Herederos de la Bestia' reivindica el carácter de película bisagra en el cine español del segundo largometraje de Álex de la Iglesia.

El documental de Diego López y David Pizarro, que se presenta en el Festival de Málaga, demuestra la trascendencia de una cinta que hablaba el mismo lenguaje que una nueva generación de espectadores. "Álex fue con un machete en la jungla despejando el camino a los demás", se escucha en el filme, que llegará a las salas en mayo. Una nueva hornada de directores vio que era posible un cine diferente. "Fue una esperanza para todos los que hacíamos cortos", afirma Jaume Balagueró, cuyo juicio comparte en el documental Paco Plaza y Nacho Cerdà.

De la Iglesia, que tres años antes había debutado con 'Acción mutante' gracias a Pedro Almodóvar, cosió con Jorge Guerricaechevarria un guión modélico: una puntada de cinefilia, otra de ácida observación a su alrededor. Esa pensión regentada por Terele Pávez se parece a la de 'El extraño viaje' de Fernando Fernán Gómez; también al Hostal Sil en Fuencarral, donde el director se alojaba cuando aterrizó en Madrid y todavía no compartía piso con Santiago Segura. ¿Exorcismos en directo? A tenor de la deriva de los 'reality shows' se quedó corto.

Un Quijote salido de la universidad de Deusto y un Sancho Panza death-metalero y de Carabanchel. Su aventura concluye en las Torres Kio, futura sede de Bankia. "El Mal, efectivamente, estaba allí", ironiza El Gran Wyoming. Los Reyes Magos acribillados en la atestada calle Preciados y los luminosos de Callao como escenario 'trash' de 'Con la muerte en los talones'. 'El día de la Bestia' denuncia el fascismo sin moralizar, con el mismo descreimiento y sarcasmo inteligente con el que 'Acción mutante' se reía de los encapuchados que leen comunicados.

Fue un filme que resucitó un cine de género finiquitado por la 'ley Miró', que había alentado las películas de autor con reflexión histórica y social. "El cine fantástico estaba a punto de la extinción", recuerda en el documental Ángel Sala, director del festival de Sitges. Su mérito, beber tanto de una tradición extranjera Lovecraft, Poe, 'Taxi Driver', como del cine español con Berlanga a la cabeza. 'Herederos de la Bestia' descubre que Javier Bardem rechazó el papel de escudero del protagonista porque acababa de hacer otro yonqui en 'Días contados'. Gabino Diego también dijo no porque se negó a afeitarse la cabeza. De la Iglesia ofreció el papel del profesor Cavan a Pepe Sancho, que al final acabó haciendo Armando de Razza. El actor nunca se lo perdonó.

Malas críticas en Venecia

'El día de la Bestia' fue la primera cinta española que empleó efectos digitales. Y eso que su autor desechó a última hora el final que tenía pensado, con 5.000 curas desfilando entre las torres Kio y sacos con recién nacidos. La invocación al Demonio siguió el ritual canónico. Fue un rodaje de pesadilla, que saltó del santuario de Arantzazu a las gélidas calles de Madrid en el invierno de 1994. 'Herederos de la Bestia' está dedicada, cómo no, al llorado Álex Angulo. Todo el reparto alaba la bondad y la entrega de un actor que está simplemente perfecto en el filme.

Álex de la Iglesia estrenará esta semana su decimotercer largo, 'El bar'. Enrique Urbizu recuerda en el documental a aquel "joven brillantísimo con pinta friqui", que puso patas arriba una industria esclerotizada. Pablo Berger también rememora los tiempos de 'Mama' (1989), el cortometraje en el que De la Iglesia firmó la dirección artística. Después vendría 'Mirindas asesinas', ya dirigido por el autor de 'La comunidad', y la fortuna de encontrar a Pedro Almodóvar para 'Acción mutante'.

De la Iglesia tuvo el coraje en 'El día de la Bestia' de imponerse a su productor, Andrés Vicente Gómez, que no quería contratar a Terele Pávez. También de capear las malas críticas recibidas en Venecia. La noche de su estreno en el Rex madrileño las colas ya anticipaban una película de culto. Nunca hemos vuelto a mirar Callao con los mismo ojos.