El Correo

Renault Megane Sport Tourer, la gran familia

  • La gama Megane aumenta con la versión familiar, conocida como Sport Tourer, que ofrece una máxima funcionalidad

La gama Renault Megane aumenta con la versión con carrocería “familiar”, denominada Sport Tourer. El nuevo modelo se fabrica en las instalaciones de la marca del rombo en Palencia, donde ya se han producido más de cuatro millones de unidades del Megane en sus diferentes variantes de carrocería. La versión de acceso a la gama con el motor de gasolina de 100 caballos y el acabado Life se vende desde 17.334 euros, con descuentos promocionales incluidos.

La configuración del Sport Tourer ofrece los acabados similares a las versiones berlina, con las denominaciones Life, Intens, Business, Zen, Bose y los más deportivos GT Line y GT. Los motores de gasolina son de 100 y 130 caballos, más una versión de 205 CV con dirección a las cuatro ruedas para el deportivo GT. En gasóleo, la oferta es más amplia con propulsores turbodiésel de 90, 110 y 130 caballos, además del exclusivo GT de 165 CV.

Las versiones con motores gasolina, emplean de serie cajas de cambio manuales de seis velocidades y, en opción, una automática de “doble embrague” de siete relaciones. Con combustible gasóleo, el modelo GT con el propulsor turbodiésel Energy dCi de 165 CV utiliza una caja automática de “doble embrague” EDC de seis velocidades.

El modelo Mégane GT de gasolina equipa un propulsor de 205 caballos, con cambio automático de siete relaciones. Esta versión también permite modificar los parámetros del chasis, con una suspensión más firme que incluye muelles y amortiguadores más duros y barras estabilizadoras más gruesas. El diámetro de los discos de frenos es 30 mm mayor, lo que aporta más potencia de frenada.

La carrocería familiar del Mégane Sport Tourer dispone de un volumen para el maletero de 521 litros, con un sitio para equipajes muy modulable. Para la zona baja del maletero se puede optar por dos posiciones, la “alta” forma un piso plano cuando la banqueta trasera está abatida para facilitar la carga de objetos voluminosos; queda un espacio de 50 litros debajo del piso. En el caso de la posición “baja” del piso es cuando se consigue el volumen total del maletero. Además, un sistema integrado permite dividir el maletero en dos y evita que los objetos se muevan.

También cuenta con guanteras laterales a ambos lados a la altura del paso de rueda y un gancho permite colgar diversos objetos. En opción se ofrece una red de sujeción para el equipaje que se puede colocar en posición vertical, mientras que la bandeja para cubrir los equipajes se aloja bajo el piso sin alterar la capacidad.

Otra ventaja de este nuevo familiar es la posibilidad de colocar el asiento del pasajero delantero en posición bandeja para cargar objetos largos de hasta 2,70 metros de longitud. El respaldo de los asientos posteriores es abatible por mitades asimétricas y basta un simple movimiento sobre unas prácticas empuñaduras situadas en el maletero del sistema Easy Break, para inclinar automáticamente la banqueta trasera.

La capacidad interior del nuevo Megane “familiar” es superior a la de la versión anterior, con mayor habitabilidad en las plazas posteriores y más espacio para las rodillas y a la altura de los hombros, tanto delante como detrás. La banqueta es más confortable y va un poco más inclinada que en la generación precedente.

En las versiones más equipadas, los grupos ópticos son tipo led con función automática para el cambio de luces de cortas a largas carretera. En la parte trasera, los pilotos ofrecen un efecto 3D. Exteriormente, destaca el acabado cromado que recorre la línea de la carrocería y las barras de techo integradas de aluminio desde el segundo nivel de equipamiento.

En cuanto a conectividad, el Sport Tourer utiliza el conocido en la marca como “R-Link 2” para las versiones mejor equipadas, con una gran pantalla vertical táctil de 22 cm de diámetro en la que agrupan distintas funciones para la navegación, teléfono, radio, las distintas aplicaciones y ayudas a la conducción, climatización y reconocimiento de voz. Además, Renault ofrece ahora el sistema TomTom Traffic gratuito durante un año, y las distintas aplicaciones como Guía Michelin o avisadores de radar Coyote.

Otra ventaja para el conductor del Sport Tourer es el sistema Multisense, una tecnología que permite modificar la dureza de la dirección, la respuesta del pedal del acelerador y del motor, el accionamiento de las marchas del cambio automático EDC, el sistema de cuatro ruedas directrices “4 Control” de la versión GT, el ambiente luminoso del habitáculo o la función de masaje del asiento del conductor.

Entre los sistemas de ayuda a la conducción, destacar el regulador de velocidad adaptativo, la frenada activa de emergencia, alerta de cambio de carril, aviso de distancia de seguridad y de exceso de velocidad con reconocimiento de señales de tráfico. El nuevo Mégane Sport Tourer también cuenta con alerta de ángulo muerto de visión trasera, cámara de marcha atrás y ayuda al aparcamiento.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate