El Correo
Segundo informe sobre la seguridad de las sillas infantiles

Segundo informe sobre la seguridad de las sillas infantiles

  • Los modelos con la homologación i-Size obtienen buenos resultados

El Real Automóvil Club de España (RACE) ha participado en la segunda evaluación del Informe Europeo sobre la Seguridad en los Sistemas de Retención Infantil (SRI) de este año. En este segundo estudio se han analizado 22 modelos, de los que cuatro incorporan el sistema i-Size según establece el Reglamento R-129 que entró en vigor en julio de 2013.

El trabajo, una referencia para los que quieran adquirir una nueva silla infantil o conocer las características de seguridad de los SRI que ya tienen adquiridos, recoge el resultado de impactos frontales y laterales, el manejo, la ergonomía, el contenido de sustancias peligrosas, la limpieza y la confección.

Si bien todas las sillitas superan claramente la normativa legal, los resultados muestran 13 modelos que obtienen una clasificación de satisfactorio, y tres de ellos aceptables. Los modelos de Cybex Aton-4 y Cosatto Hold son los únicos modelos de todos los evaluados que han obtenido una calificación de muy insatisfactorio. Estos dos sistemas, probados con distintos sistemas de fijación y resultados semejantes, no fallan en materia de seguridad sino en los materiales de confección, debido a que el tapizado presentaba hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAP).

Por otro lado, el informe muestra la importancia que van teniendo los modelos homologados con la norma R-129 i-Size. Se han evaluados cuatro modelos: Maxi-Cosi Pebble Plus, Maxi-Cosi Pebble Plus + 2wayFix, Concord Reverso y Joie i-Anchor + i-AnchorFix Base, con tres calificaciones de satisfactorio y solo un aceptable, el obtenido para el modelo de Joie.

Las características principales de esta nueva homologación i-Size se basan en que las sillas deben superar un ensayo de impacto lateral, ahora se deben escoger en función de la estatura del niño (y no según el peso) mientras que los productos homologados con la norma ECE R129 deberán transportar a los niños de hasta 15 meses en sentido contrario a la marcha (aplicable para sillitas infantiles homologadas según la nueva directiva, no para SRI con homologación ECE R 44).

Las recomendaciones de los clubes se centran en cuatro puntos: seguridad, manejo, ergonomía y sustancias nocivas. En el primer caso, una buena sillita infantil protege al niño incluso durante el aumento en la gravedad del accidente de un impacto frontal mientras que el riesgo de lesiones en un impacto lateral es bajo. En cuanto al manejo y ergonomía, una buena silla debe ser intuitiva y de fácil manejo y el niño debe estar cómodo y relajado con el espacio suficiente. Por último, existen algunas leyes, y regulaciones sobre el contenido de sustancias nocivas en juguetes y tejidos que deben cumplir.

Consejos importantes

Es importante informarse sobre la oferta existente antes de comprar una sillita infantil. Se recomienda llevar el coche propio y el niño a la tienda, para poder probar los distintos modelos. Tras la compra, uno debe familiarizarse con el manejo para un montaje correcto y que la silla permanezca estable dentro del coche. Las chaquetas gruesas deberían sacarse por encima del cinturón ventral, de forma que el cinturón se abroche en línea recta y se ajuste al cuerpo lo máximo posible.

Por lo que se refiere a la forma de llevar el niño en el vehículo, debe ser transportado en sentido contrario a la marcha. De esta forma, durante el impacto no hay apenas movimiento relativo entre la cabeza y el tronco, ya que la sillita sostiene el cuerpo completo del niño. Así, la presión tanto para la cabeza como para la nuca, es especialmente baja.

En el caso de los bebés, la nuca es muy delicada. Por este motivo, se recomienda proteger a los recién nacidos en un capazo o en otra sillita orientada hacia atrás. Si se procede a cambiarla por una sillita orientada hacia delante, deberá tener lugar lo más tarde posible con el fin de minimizar el riesgo de lesiones para el niño.