El Correo

Concept Peugeot Exalt

  • La carrocería combina el acero en bruto con un tejido eficiente basado en la piel de los tiburones

Peugeot vuelve a dar rienda suelta a la imaginación de sus diseñadores y da a conocer el último prototipo que avanza lo que serán las berlinas de la marca en un futuro no demasiado lejano. Iniciado en el Onyx, el corte limpio de la carrocería en dos secciones ha sido reinterpretado y mezcla el acero en bruto con un tejido eficiente, el Shark Skin, inspirado en la estructura de la piel de los tiburones.

Un poco en recuerdo de los coches franceses de hace ya casi cien años, la carrocería en acero en bruto del Peugeot Exalt ha sido moldeada a mano por un chapista artesano. Con una altura de solo 1,31 metros este nuevo concept se reconoce por sus líneas alargadas, una cintura de caja elevada y ruedas de 20 pulgadas. Además, el parabrisas va muy inclinado y la combinación de un techo bajo con un perfil muy estilizado crea un habitáculo espacioso.

El frontal destaca por los faros dobles de diseño futurista que van insertados en el parachoques. En el centro, la calandra parece que se desprende de la carrocería y lleva un león con un simbolismo doble. Este animal es, al mismo tiempo, el emblema de la marca y la expresión en la cultura china de la potencia y el prestigio. En la parte baja, las entradas de aire que alimentan el motor están definidas por los elementos que contienen los intermitentes led.

En la parte trasera de la carrocería, el Exalt lleva la piel denominada Shark Skin. Gracias a su estructura de granulado técnico, este material mejora la aerodinámica del vehículo con el objetivo de reducir el consumo. Se reconoce por el corte limpio que separa las puertas traseras del cristal de custodia y que establece la transición entre el tono gris del acero y el rojo del Shark Skin. Con esta notable aerodinámica, la carrocería del Exalt destaca además por una banda horizontal en el perfil del alerón trasero que establece la anchura del coche.

El interior de este prototipo hereda la base de los últimos modelos de la marca. Lo que se llama el Peugeot i-Cockpit con el volante más pequeño y ubicado más bajo y la instrumentación más elevada para una lectura más intuitiva. En la prolongación de la consola central, hay dos pantallas táctiles escamoteables que aparecen del salpicadero. La superior con funciones como el ordenador, el equipo de sonido o el navegador. La inferior informa sobre los controles del climatizador automático y del sistema para el tratamiento del aire Pure Blue.

Al nivel de los codos y en las zonas de apoyo de los brazos, el Exalt dispone de una madera de tonalidades cálidas. A partir de la línea inferior del acristalado, la madera cede su lugar a un tejido chino a base de lana natural que tapiza las puertas, el salpicadero y el techo. Los asientos baquet de estructura en material compuesto disponen de banqueta y respaldo combinados con los laterales forrado en cuero.

El tejido y el cuero se tratan mediante un proceso que optimiza la gestión de la energía. Para evitar los cortes y las costuras, se le da forma con la ayuda de pinzas. Este proceso simple se inspira en la tradición de las grandes firmas de moda masculina. De este modo, presenta superficies con pliegues limpios y sin costuras. El Exalt recurre a estas imperfecciones en el aspecto para convertirlas en la firma única de cada una de las piezas. Posteriormente son envejecidos de manera natural sin la utilización de productos químicos.

La madera de ébano negro se ha seleccionado por su carácter noble en la zona de crecimiento en el continente asiático. Exhibe un motivo diseñado por Pinwu Design Trio que combina el león con las ramas y las hojas de bambú y su realización se ha confiado a un artesano chino que utiliza una técnica tradicional. También llama la atención el empleo de fibra de basalto en lugar de la fibra de carbono. Es un compuesto natural nacido de la fusión de la piedra homónima que reduce el uso de recursos petroquímicos.

Con un peso de 1.700 kilos, el Peugeot Exalt utiliza un sistema híbrido enchufable con una potencia total de 340 CV repartida entre las cuatro ruedas. Bajo el capó se encuentra el motor de cuatro cilindros 1.6 THP 270 desarrollado por Peugeot Sport. Asociado a una caja de cambios automática de seis velocidades, desarrolla una potencia de más de 170 CV/litro una de las más elevadas para una cilindrada de solo 1.600 centímetros cúbicos.

Detrás, el eje multibrazo integra un motor eléctrico de 50 kW para las fases de rodaje eléctrico o híbrido. Interviene también para cargar la batería mediante la frenada regenerativa. Al levantar el pie del acelerador, la frenada se produce por el par resistente del motor eléctrico. La tecnología HYbrid4 convierte la energía cinética que quedaría disipada por los discos y las pinzas de freno en eléctrica.

El sistema inteligente HYbrid4 se adapta de manera instantánea a los deseos del conductor al seleccionar el modo adecuado: eléctrico puro, gasolina puro o híbrido gasolina-eléctrico. El conductor percibe el viaje con intensidad y disfruta del saber hacer de Peugeot en materia de comportamiento dinámico.