Opel Adam

Infinitas posibilidades de colores, equipamientos y decoración interior

JAVIER GUTIÉRREZ
Opel Adam

Tras su puesta en escena en el pasado Salón de París, Opel acaba de realizar la presentación dinámica de su nuevo Adam. Además, se ha anunciado que se pondrá a la venta en el mercado español en marzo del año que viene, con un precio de lanzamiento de 12.080 euros si bien la tarifa oficial con impuestos incluidos de la versión más barata aumenta hasta los 13.650 euros.

Acertado el cambio de estrategia del fabricante alemán en la gama de coches pequeños. Acostumbrados en la mayoría de los casos, a automóviles bien serios, con la característica de un gran equilibrio en conjunto, ya sea en estilo, acabados, mecánica y otras buenas armas para luchar contra una numerosa competencia, ahora sorprende con un modelo radicalmente distinto.

Y la apuesta no puede ser más ambiciosa. El Adam ofrece tal variedad de colores, equipamientos, diseños interiores, llantas y adornos exteriores que, según los responsables de la marca, cada cliente podrá presumir de tener un Adam único y muy diferente al de su vecino. A pesar del momento actual, las ventas de este segmento de coches pequeños urbanos están subiendo en España, aunque tienen el doble de aceptación en el resto del mercado europeo.

La culpa principal es del Fiat 500, y en menor medida, del Mini. Lo que hace unos años no era más que un coche fundamentalmente útil y poco más, ahora es todo un ejemplo de diseño. Las marcas se han dado cuenta que un segmento con este tipo de automóviles, en donde rara vez se viaja con más de dos personas, podría ser mucho más divertido y en definitiva tener una mayor aceptación. Y eso a pesar de que, en teoría, no deja de ser un segundo coche de la familia. Pero lo cierto es que los resultados empiezan a ser positivos.

La apuesta de Opel en este coche para todo es espectacular. Y ofrece equipamientos exclusivos buscando gustos específicos. Por un lado, uno solo para hombres; también hay otro solo para mujeres; un tercero para el usuario más deportivo. Las combinaciones son infinitas. Doce colores de carrocería, infinidad de diseños y colores para el interior, numerosas molduras diferentes, gran variedad en el diseño de los asientos, llantas y embellecedores de las ruedas, tonos de luz ambiental también a escoger e incluso el guarnecido del techo del habitáculo se puede adornar o iluminar de varias formas de la manera más original y sobre todo llamativa.

En el apartado mecánico, los responsables de Opel no hacen mucho hincapié y la verdad es que no es necesario. La gama inicial de motores será de tres propulsores de gasolina 70, 87 y 100 caballos de potencia, todos con caja manual de cinco velocidades. Más adelante, una nueva generación de propulsores pequeños de gasolina se estrenará en el Adam, con inyección directa y turbo para mejorar sus prestaciones y eficiencia. Se combinará con una transmisión manual de seis velocidades completamente nueva. En cuanto al diésel, la demanda en este segmento es muy limitada, y en principio no está previsto.

Sí es destacable los sistemas de asistencia al conductor y otras ayudas, como la alerta de la presencia de un coche en el ángulo muerto, el asistente de aparcamiento, la dirección asistida con posibilidad de mayor suavidad para maniobras en ciudad, el control de crucero con limitador de velocidad o el sistema de transporte de bicicletas FlexFix integrado.

En el interior, el Adam ofrece un sistema para conectar los Smartphone o los móviles gracias al sistema de información/entretenimiento con USB, Bluetooth y entrada AUX, además de un navegador BringGo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos