Porsche Cayenne, poderío tecnológico

Los nuevos sistemas para el chasis y la mayor conectividad, entre las principales modificaciones

La tercera generación del Cayenne ya está en el mercado. Además de ligeros cambios de diseño, los nuevos sistemas para el chasis y el innovador concepto de indicación y mando con una mayor conectividad son las principales novedades. De momento, la gama se compone de tres motores de gasolina, dos V6 y un V8 y para más adelante debería llegar la variante diésel y también el híbrido.

Como dice la marca, no hay una revolución en el diseño de los nuevos Cayenne pero sí una evolución. Por tanto, el coche se le identifica claramente de un vistazo que es el todoterreno más poderoso de Porsche gracias a que la marca sigue fiel a esos principios de mantener el característico ADN de estilo. Se modifican pequeños elementos, como las tomas de aire delanteras, que ahora son más grandes, y los grupos ópticos, sobre todo los de la parte posterior con nuevas luces tridimensionales y una franja continua de led.

Un poco más largo

En cuanto a dimensiones, la nueva carrocería crece en longitud (+ 63 milímetros) y se mantiene la misma, y gran, distancia entre ejes de 2.895 mm, lo que proporciona un amplio espacio en las plazas posteriores. La altura del techo se reduce en solo nueve milímetros con respecto al modelo anterior, mientras que la anchura sobrepasa el metro noventa. La capacidad del maletero gana en volumen que se incrementa en 100 litros, con el respaldo de los asientos posteriores abatible en tres mitades.

Los faros incorporan un nuevo concepto de iluminación de tres niveles. Todas las versiones van equipadas de serie con ópticas led y es opcional el sistema de luz dinámica con diferentes modos de iluminación, como luz de curva o luz para autopista. Las nuevas ópticas Matrix llevan 84 diodos emisores de luz de control individual que permiten cambiar por completo la distribución y la intensidad del haz luminoso y no se deslumbra al tráfico que circula en sentido contrario.

La gama inicial de motores es de gasolina, todos con la caja de cambios automática Tiptronic S de ocho velocidades. Son tres versiones: Cayenne, Cayenne S y Cayenne Turbo. Los dos primeros montan motores de seis cilindros, turbo de tres litros y 340 CV y el biturbo de 2,9 litros con 440 CV, en ambos casos con un incremento de potencia con relación a los propulsores anteriores. El motor del Cayenne Turbo es un V8 de cuatro litros y rinde 550 caballos.

Incluso el Cayenne menos potente ya sorprende por sus prestaciones nada más ponerse al volante y realizar los primeros kilómetros. Con un par de 450 Nm, acelera de 0 a 100 km en 6,2 segundos (5,9 segundos si equipa el paquete Sport Chrono) y la velocidad máxima alcanza los 245 km/h. El Cayenne S, con doble turbo, desarrolla justo 100 caballos más que el anterior y 550 Nm de par; acelera de cero a cien en 5,2 segundos (con el paquete Sport Chrono se reduce a 4,9 segundos) y la velocidad máxima es de 265 km/h.

Ficha técnica Porsche Cayenne / S / Turbo

Combustible:
Gasolina
Nº de cilindros:
V6 / V6 / V8
Cilindrada:
2.995 cm3 / 2.894 cm3 / 3.996 cm3
Cambio:
Automático Tiptronic 8 rel.
Tracción:
Total
Potencia:
340 CV / 440 CV / 550 CV
Velocidad:
245 km/h. / 265 km/h. / 286 km/h.
0 a 100 km/h.
6,2 seg. / 5,2 seg. / 4,1 seg.
Consumo medio:
9,0 litros / 9,2 litros / 11,7 litros
Largo:
4,918 m.
Ancho:
1,983 m.
Alto:
1,696 m.
Maletero:
770 litros
Precio (euros):
87.579 / 107.127 / 160.613

La «fiera» de la gama es el Cayenne Turbo. También biturbo, la potencia llega a los 550 CV y el par sube hasta 770 Nm. Acelera de cero a cien en 4,1 segundos (3,9 segundos con Sport Plus) y la velocidad máxima es de 286 kilómetros por hora. Para el cambio automático se recurre al efectivo Tiptronic de ocho relaciones con tiempos de reacción más cortos y relaciones de transmisión más deportivas salvo en la más larga para rebajar las revoluciones, relajar la conducción y optimizar el consumo.

La tercera generación del nuevo Cayenne pesa aproximadamente 65 kilos que el modelo anterior a pesar de la considerable mejora del equipamiento de serie. El nuevo chasis incorpora elementos de acero de elevada resistencia y se ha diseñado para ser un deportivo, con el rendimiento de un todoterreno y el confort de un turismo. El revestimiento exterior de la carrocería es de aluminio. Con un eje trasero multibrazo, monta por primera vez -como en el 911- neumáticos de mayor tamaño en las ruedas posteriores que en las delanteras.

Los ingenieros de la marca han evolucionado los distintos elementos alrededor del chasis siempre en la búsqueda de mayor deportividad y mejor comportamiento y seguridad en carretera. El elenco de dispositivos electrónicos es impresionante. Sistema de control de chasis, tracción total de serie, suspensión neumática con tres cámaras, dirección activa en el eje trasero o distintos modos para conducción todoterreno según el estado del firme, entre lo más destacado.

La conducción por campo resulta de lo más sencilla. Basta seleccionar la posición que más se ajuste a las condiciones por las que se atraviese en ese momento (barro, arena, o superficies escarpadas) y solo hay que preocuparse del acelerador; la tracción, el chasis y los frenos se adaptan a cada escenario en función de la selección. También dispone de un diferencial central que distribuye la fuerza de tracción de forma completamente variable entre los ejes motrices y otro trasero que reparte la entrega de potencia a cada rueda, si un neumático tiende a girar más que el otro.

Barras estabilizadoras activas

Por otro lado, el regulador de chasis integrado mejora la respuesta en función del modo de conducción elegido y el estado de la carretera, y además cuenta con otro sistema de barras estabilizadoras activas que reducen el balanceo de la carrocería en las curvas para mantener en lo posible la carrocería paralela al suelo. La suspensión neumática adaptativa opcional con la nueva tecnología de tres cámaras aumenta tanto la deportividad como el confort de marcha propio del Panamera. Como hasta ahora, el sistema regula la distancia al suelo en caminos fuera del asfalto.

Por primera vez en el Cayenne, se puede elegir una dirección activa para las ruedas traseras. Un eficaz sistema ya visto en el 911 y el Panamera para una mejora de agilidad en curvas, mayor estabilidad en los cambios de carril a velocidades elevadas y menor diámetro de giro, una ayuda para la maniobrabilidad en ciudad o en los giros más estrechos; no parece un coche de casi cinco metros de largo y más de 1,90 metros de ancho por lo bien que callejea.

Otro elemento muy importante para Porsche son los frenos. El nuevo Cayenne estrena un revestimiento especial para los discos de un material de carburo de tungsteno, tan duro como el diamante y formado por wolframio y carbono cuyo objetivo es que los discos duren más tiempo y haya menor suciedad; las pinzas de freno están pintadas en blanco. El tamaño de los discos crece según la versión y no faltan los más eficaces, y caros, frenos cerámicos.

El paquete Sport Chrono es otro signo de deportividad. Como en otros modelos, con un selector en el volante, es posible cambiar del modo Normal a Sport, Sport Plus, y hasta configurar un cuarto de forma individual. Al pulsar el mando central Sport Response se activan los programas diseñados para proporcionar el máximo rendimiento del motor y la caja de cambios. El modo PSM Sport, para explorar todo el potencial de conducción, se activa por separado, y forma parte del paquete Sport Chrono.

El nuevo Cayenne dispone de una gran pantalla de 12,3 pulgadas donde se controlan múltiples funciones digitales de forma intuitiva o mediante por voz. El sistema Porsche Connect Plus, equipado de serie, permite acceder a los servicios en línea y a internet. El cuadro de instrumentos lleva el cuentarrevoluciones analógico colocado en el centro, con dos pantallas a cada lado en las que se agrupan todos los datos importantes para la conducción.

Los sistemas de asistencia más importantes son el asistente de visión nocturna con cámara térmica, el cambio de carril, el mantenimiento de carril con reconocimiento de señales de tráfico, el asistente para atascos, el asistente para aparcamiento y el Porsche InnoDrive con control de velocidad con regulador de distancia.

Los servicios mejorados de Connect Plus mediante la tarjeta SIM integrada compatible con 4G LTE. Con la nueva app Porsche Connect es posible multitud de funciones, (en el vídeo la descripción es de lo más completa), programar la calefacción independiente de forma remota mediante el móvil o tras decir «tengo frío» el sistema aumenta de forma automática la calefacción. Asimismo, también se incluye la aplicación Offroad Precision, que registra al detalle los trayectos en conducción todoterreno y mejora las habilidades propias mediante grabaciones en vídeo.

El Cayenne cuesta 87.579 euros, el Cayenne S vale 107.127 euros y el más potente Cayenne Turbo tiene un precio de 160.613 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos