La sustitución de las 17 marquesinas empieza este mes en el que se espera que se cambien tres

La sustitución comenzará por la zona de El Lago. /Avelino Gómez
La sustitución comenzará por la zona de El Lago. / Avelino Gómez

La renovación se ha ido dilatando en el tiempo por la fabricación de las mismas y se arrancará por la zona de El Lago

ÓSCAR CASADO

Las nuevas marquesinas llegarán antes de fin de año. Al menos unas pocas de las 17 que se plantean cambiar de manera progresiva, por lo que el grueso de la renovación se hará más visible en el próximo ejercicio. Así lo explicó la alcaldesa, Aitana Hernando, quien indicó que serán tres las que se instalen antes de que concluya el presente 2017.

De esta manera, se arranca con un contrato cuya subasta pública terminó en el mes de agosto y que en un principio se esperaba que se dejara notar este año. De hecho, en el pliego técnico se especificaba que la modificación se harían este mismo ejercicio, aunque el contrato se formalizó en el mes de octubre y el día 18 se publicó en el Boletín Oficial de la Provincia.

La propia alcaldesa justificó la demora ya que fue en ese momento cuando la firma responsable inició la fabricación de las marquesinas. Un paso lógico «porque ninguna empresa antes de la adjudicación empieza a hacerlo», zanjó la máxima responsable municipal.

Por lo tanto, ahora comienza un tiempo en el que se intensificará el trabajo, que a principios de 2018 continuará. Hay que recordar que las 17 marquesinas tendrán un coste total para el Ayuntamiento de casi 200.000 euros, cifra por la cual se llevó el contrato la firma alicantina Impursa. Una cantidad que estuvo muy cerca de la que se había fijado en los presupuestos municipales para este asunto.

La concejalía responsable del proyecto fue la de Deportes y Educación Ambiental y su responsable, Alexander Jiménez, informó de que la sustitución se empezará a realizar por el extremo de El Lago, en la línea que conecta esta zona de la ciudad con el Hospital Santiago Apóstol. En este recorrido es donde se dejará notar los cambios que arrancarán en el Poblado de los Ángeles.

De esta forma se comenzará por un lugar en el que los vecinos se verán más beneficiados, ya que con las nuevas marquesinas uno de los objetivos que se planteaba era que las inclemencias metereológicas no afectaran tanto, como ocurre en la actualidad cuando los usuarios esperan la llegada del urbano.

La empresa, al margen de la instalación, también se tendrá que hacerse responsable de las viejas marquesinas. Un proceso de sustitución que Jiménez indica que se dilatará durante poco tiempo. «Es cuestión de dos o tres días», recalca el responsable municipal, que confiesa que por parte de la firma encargada se le ha indicado que les «sale más barato colocar unas cuantas». Un motivo por el cual el número puede ser algo más alto del indicado, aunque en cualquier caso, el cambio se irá haciendo progresivamente hasta sustituir todas las programadas.

Desde la oposición, fue el Partido Popular el grupo que criticó en su día que el Consistorio estableciera las nuevas en solo 17 emplazamientos y dejara fuera otras paradas, como en la línea dos que une el Polideportivo con el supermercado E.Lecrec, en el barrio de Las Matillas.

Mantenimiento

El cambio de las cubiertas es uno de los aspectos más importantes, aunque no es el único en el contrato. Otro de los objetivos municipales con el pliego era que la empresa que se hiciera cargo de la renovación también se encargara de su mantenimiento. Un aspecto que se prolongará durante cuatro años, cuyo plazo empezará a cumplirse «desde el día siguiente de la instalación de la última», explicó en su día Jiménez.

Por este cometido, la firma responsable cobrará 14.000 euros anuales. Una vez concluya este plazo, la idea es que pase al contrato del transporte urbano. Algo que también puede suceder con la gestión de los mupis publicitarios que se colocarán en las marquesinas y que también estará gestionada por la misma empresa de las marquesinas.

En ese futuro, con el servicio del transporte público actualizado, otra de las mejoras que se contempla es la de conocer a través de los dispositivos móviles la ubicación de os autobuses. Una mejora que no se consideró en este contrato, que se adelantó respecto al transporte urbano, para no estancar el servicio.

En cualquier caso, este año 2018 parece que será el definitivo para desbloquear la situación del autobús municipal. Una gestión que se ha querido cambiar en ocasiones y que siempre ha sufrido retrasos. En la actualidad la situación es de espera forzosa, ya que el anuncio de información previa para sacar a licitación el nuevo pliego, tiene que estar expuesto en el suplemento del Diario Oficial de la Unión Europea durante un año.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos