Reparan las cubiertas de varios nichos del cementerio viejo

Los trabajos de impermeabilización para solucionar el problema de filtraciones tendrán un coste de 55.300 euros y se prolongarán dos meses

Saioa Echeazarra
SAIOA ECHEAZARRA

Operarios han comenzado ya a trabajar en las labores de impermeabilización de varios grupos de nichos en el cementerio viejo, unas tareas que se centran concretamente en los números 5, 6, 7, 8, 9, 10, 11 y 12. El inicio de estas reformas no se ha podido realizar con anterioridad a causa de la climatología adversa, según aclaran desde el Ayuntamiento. Tras los correspondientes trabajos de limpieza y retirada de elementos, desbrozado, etc, una vez completados se procederá a la impermeabilización de los grupos de nichos, obra que resultaba de gran necesidad y con la que se pretende dar solución al problema de filtraciones de agua.

La firma encargada de estas mejoras, que tendrán un coste de 55.363,86 euros (IVA incluido) y se prolongarán aproximadamente unos dos meses, inició la actuación en los bloques la semana pasada, sin embargo, tras haber comenzado ya a desempeñar algún arreglo, las inclemencias meteorológicas les obligaron a posponer la actuación. «Se había trabajado en el exterior y esta semana lo han vuelto a retomar. Están saneando un poco los tejados para después proceder a colocar la tela asfáltica que va a servir de aislamiento a los bloques de nichos», explica el concejal de Obras y Servicios, Adrián San Emeterio.

El objetivo de esta reforma es el de tratar de evitar el deterioro que se formaba con las goteras, fisuras y todos los problemas relacionados. Para colocar el nuevo material, primero se está retirando el anterior aislamiento, junto con la eliminación de la vegetación, cascotes, arenilla y otros elementos presentes en el área de la intervención. Se trata de limpiar la zona y hacerla nueva.

Al ser una actuación que se acomete a la intemperie, los trabajadores están supeditados a la climatología. Se debe tener en cuenta que los materiales «no se llevan muy bien con el agua a la hora de su instalación». Sin embargo, el responsable municipal espera que no se produzca una gran demora. «Acaban de empezar y habrá que ver cómo se va desarrollando la obra para poder determinar una fecha más exacta de finalización», apunta, añadiendo que se procurará concluir cuanto antes, con la festividad de Todos los Santos en el horizonte. «Al final los tiempos los marca el clima y los problemas que puedan surgir en la obra».

Esta es la reforma más importante del camposanto presupuestada para el presente ejercicio. Respecto a las que quedan pendientes, se han valorado varias y no se ha descartado ninguna, pero primero se quiere esperar a que finalicen las de los nichos para ver entonces cuál llevar a cabo, alguna incluso este año, indica el edil.

Fotos

Vídeos