Reclaman el desarrollo de un plan que atraiga industrias fabriles a la zona de influencia de Garoña

Ramiro Marijuán y Montse de Cea, en la reunión de ayer en UGTcon personal de contratas. / C. O.

UGT pide la implicación de las administraciones para garantizar la empleabilidad de las plantillas de las contratas

CRISTINA ORTIZ

En plantilla de Nuclenor o en la de las alrededor de unas 25 contratas, muchos son los trabajadores que desempeñan su trabajo en Garoña, aunque no lo hagan en las mimas condiciones laborales. Alrededor de 150 personas cruzan a diario, de media, el puente que da acceso a la central para realizar tareas de seguridad, limpieza, hostelería, servicios auxiliares a la construcción y a la industria, electricidad...

«Las situaciones de cada uno son distintas, el convenio de aplicación también, así como las condiciones de cada empleado», explicó Ramiro Marijuán, secretario general de la federación de Industria de UGT, quien junto a su compañera de Servicios y Construcción, Montse de Cea, mantuvo ayer en Miranda un encuentro con personal de distintas contratas, para tratar de explicarles las líneas de actuación que se espera plantear.

El objetivo que se ha marcado el sindicato es que «todo aquello que se negocie para los trabajadores de la central sea para todos igual, tanto para los de Nuclenor como para los de las contratas». Eso sí, Marijuán dejó claro que eso no implica que todos en caso de despido se vayan a llevar la misma indemnización o vayan a tener idéntica opción de traslado a otras plantas. Se trataría de que cuando se empiece a hablar y negociar «en serio» con las administraciones éstas se comprometan con el desarrollo de la zona y la empleabilidad de los afectados por el cierre.

Y es que UGT tiene claro que el futuro de las comarcas afectadas por el cierre, tanto la de Miranda como la de Merindades y el Valle de Tobalina, pasa por el establecimiento de empresas de carácter industrial, porque «se pueden hacer muchas cosas fabriles en las que no es demasiado importante dónde se ubiquen». Por eso quieren que los organismos públicos «hagan que se emplacen aquí a través de incentivos». Una medida que entiende que debería ir acompañada de la creación de infraestructuras y de mejoras en los polígonos industriales.

Se trataría de volver a contar con «todo aquello que iba a dar el plan Reindus y que se quitó porque no iba a cerrar la central. Al final nos hemos quedado sin los 25 millones anuales y sin la nuclear. Queremos que todas esas propuestas se reactiven y, si es posible, con más dinero», valoró el representante de UGT.

El objetivo es que la gente que pueda salir de Garoña lo haga con «unos incentivos que hagan que su contratación sea más atractiva que la de otros que puedan estar inscritos en el paro en cualquier otra zona, con bonificaciones de cuota, dinero líquido... Hay muchas formas de hacerlo».

Son conscientes de que la negociación con Nuclenor y con sus dos propietarios, Endesa e Iberdrola, va a ser dura pero creen que «vamos a poder conseguir un acuerdo decente para que la gente de cierta edad se pueda ir en unas condiciones dignas, otros se puedan recolocar y otro grupo aguante durante el desmantelamiento hasta la jubilación».

Alternativas

Pero no se mostró tan optimista Marijuán en lo relativo al personal de las contratas porque «hay muchas que no tienen medios, ya que su actividad fundamental pasa por trabajar en Garoña y si se cierra se quedan sin nada». De ahí la necesidad de lograr la implicación de las administraciones para que tanto unos como otros puedan tener alternativas laborales de futuro en la comarca y, éstas, tienen claro que no pasan por el turismo. La ‘lucha’ va a tener dos vías claramente diferenciadas.

Lo que sí han dejado claro es que «no existe un plan social. El ministro mintió. No hay ningún acuerdo ni con Nuclenor ni con ninguna otra empresa». Por otro lado, no descartó la movilización, la tercera vía. «Estamos dispuestos a hacer todo lo que haga falta porque esta es una puñalada trapera para toda la zona. A Miranda ya se le han ido suficientes empresas», concluyó.

Fotos

Vídeos