«No se puede pedir más»

Diego Campón fue ayer el primero en registrarse en el albergue Andrés Terrazas. / C. O.

El irundarra Diego Campón, primer usuario del albergue de peregrinos

CRISTINA ORTIZ

Llegó hasta el albergue de peregrinos Andrés Terrazas preguntando. La guía de recursos disponibles en la Vía de Bayona del Camino de Santiago recogía la apertura de un albergue en 2017, pero lo que Diego Campón no sabía es que él se iba a convertir en el primer usuario de la instalación, a la que llegó tras recorrer los casi 18 kilómetros que separan la ciudad de La Puebla de Arganzón, punto de partida de la etapa de ayer. Su viaje arrancó hace ya una semana en Irún, lugar en el que vive, así que en esta ocasión, como él mismo apuntó, se ha decantado por hacer la ruta que «empieza en la puerta de mi casa» y que concluirá en Burgos.

Éste va a ser su quinto ‘camino’. Antes recorrió a pie el francés, el de la costa, el de Finisterre y el primitivo. Y es que todos los años se toma un par de semanas de vacaciones para disfrutar recorriendo los distintos circuitos con final en Santiago de Compostela. Y, hasta la fecha, si por algo destaca el de la Vía de Bayona respecto a los demás es porque «es un camino muy minoritario. Hay albergues en los que he estado solo y en otros, con dos o tres», explicó poco después de instalarse en el de Miranda, donde tampoco esperaba compañía ya que en La Puebla solo había compartido estancia con un francés que tenía previsto encaminarse hacia Santo Domingo de la Calzada.

Pero el hecho de estar más solo o más acompañado no es algo que considere ni mejor ni peor, simplemente es «diferente». Habituado a hacer, de media unos 25 kilómetros, reconoce que en este caso más que las fuerzas o la meteorología, lo que más marca y define las etapas son los recursos disponibles en las localidades situadas a lo largo del recorrido. En este caso, los existencia de albergues es la que está fijando sus paradas. Y es que ayer completó los 17,2 que separan La Puebla de Miranda y hoy hará lo mismo hasta llegar a Pancorbo, tras caminar 16,3. «No puedes hacer lo que tú quieras, así que hay etapas de 28 y otras de 17. Te tienes que adaptar a lo que hay». En esta ruta reconoce que el camino está bien y también los albergues oficiales de peregrinos. «Cama, ducha y ya está. Éste es el mejor, cuenta hasta con lavadora y frigorífico. Está completísimo y todo nuevo, no se puede pedir más».

Pero, al mismo tiempo, no dudó en criticar la poca sensibilidad demostrada este fin de semana en Vitoria hacia quienes hacen esta ruta. «La instalación, que es pública pero de gestión privada, no reservó ni una sola cama para peregrinos y optó por llenarlas todas, las 90 con gente que participaba en pruebas deportivas. Nosotros a la calle, nos hemos tenido que buscar la vida para encontrar pensiones. Ésa no es forma de promocionar este camino», apuntó.

Pero prefiere quedarse con lo positivo, con el recorrido y la posibilidad de encontrar compañeros de viaje, gente con la que hablar y con la que relacionarse, además de conocer los lugares por los que pasa. Son «dos semanas de vacaciones, para mí. Me cojo la mochila y me pierdo. Me vienen de maravilla», aseguró. Ésta era la primera vez que visitaba Miranda y pensaba aprovechar la tarde para recorrer sus calles. Hasta ahora su única imagen era la que se puede percibir desde el coche al pasar por la carretera.

Puertas abiertas

Al mismo tiempo, ayer se celebró la primera de las tres jornadas de puertas abiertas previstas por la asociación para facilitar que los mirandeses puedan conocer la nueva instalación, que se podrá recorrer de nuevo hoy y mañana, entre las 19.00 y 20.00 horas. Por otro lado, el colectivo tiene previsto participar este domingo en la romería Jacobea que se realizará en el túnel de San Adrián, organizada por la entidad alavesa de Amigos del Camino.

Ya el siguiente fin de semana, el día 22, a mediodía, se presentará en el albergue el cuento ‘Las aventuras de Fred’. Después, a las 14.00, los socios se reunirán en torno a la mesa, para ya por la tarde, a las 18.00 horas animar a participar en el juego de la Oca en la calle La Estación. Por último, a las 19.45, se entregarán los premios del concurso literario. Para el 25, Día de Santiago, se ha previsto la realización de una etapa que partirá a las 8.00 horas y en la que se recogerán flores del campo. A las 12.00 tendrá lugar una misa y ofrenda que, en esta ocasión, se llevará a cabo en la iglesia del Espíritu Santo, como reconocimiento a sus 800 años de historia.

Fotos

Vídeos