En el primer semestre de 2017 se han producido 317 accidentes laborales

Ayer se analizaron las causas de la siniestralidad y se pidieron actuaciones concretas para reducirla. /Avelino Gómez
Ayer se analizaron las causas de la siniestralidad y se pidieron actuaciones concretas para reducirla. / Avelino Gómez

Desde CC OO se denuncia que la precariedad está disparando la siniestralidad en todos los sectores

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Las dependencias de sindicato fueron el lugar escogido para la celebración de una jornada técnica para sus delegados sobre la gestión de los accidentes laborales y las enfermedades profesionales. Una actividad considerada necesaria desde CC OO dado que la siniestralidad laboral, lejos de disminuir, «se está incrementando», apuntaron tanto el secretario comarcal, Francisco González, como la secretaria regional de Salud Laboral, Sheila Mateos.

Una afirmación que viene avalada por los datos que manejan los responsables del sindicato. Aun cuando en estos momentos sólo se dispone de las cifras de los siniestros producidos en el primer semestre de 2017 y los habidos en todo el año 2016 –la comparativa no se circunscribe por lo tanto a un mismo espacio temporal–, la tendencia deja claro el aumento.

Si en el transcurso de todo el año pasado los accidentes laborales detectados en Miranda y su comarca fueron 523, entre los meses de enero y junio de 2017 la cifra está ya en los 317.

Para el sindicato es ésta una situación preocupante y más aún si se tiene en cuenta que «en todo el año pasado hubo cinco accidentes graves, y en éste llevamos ya cuatro que tienen que ser considerados así».

El análisis sobre la situación se ha efectuado en los tres sectores que tienen una mayor incidencia en la ciudad y su comarca. Y de esta manera ha quedado constatado que es en el sector servicios donde se registran más accidentes laborales. De hecho en 2017 hubo 271, o lo que el lo mismo, el 51,8%, y la tendencia este año es similar ya que los siniestros entre estos trabajadores suponen el 49,8% de los que ya se han producido, concretamente 158 de los 317 registrados.

Después se sitúan los accidentes en industria. En 2017 ha habido ya 105, frente a los 162 del pasado ejercicio. Por lo que respecta a la construcción, si en 2017 se contabilizaron 49, en los seis primeros meses de este año ha habido 29 accidentes laborales.

Causas claras

Francisco González calificó el incremento como «alarmante», y explicó cuáles son, según el sindicato, los detonantes de esta situación. Y puso el acento en la precariedad laboral y en la crisis económica. «La reforma laboral ha hecho que los contratos sean muy cortos y eso provoca que la formación en prevención sea muy escasa. Esto es lo que nos ha traído la precariedad, que provoca estrés por la presión de la empresa para sacar la producción a cualquier coste».

En cuanto a la crisis argumentó que lo que ha propiciado es que «la inversión de las empresas en prevención haya disminuido notablemente».

La situación es la que es, y desde Comisiones se trabaja para formar a los delegados en relación con la prevención  (de hecho es lo que se hizo ayer con el desarrollo de la jornada técnica), pero se considera que con eso no es suficiente, así que se pide un mayor compromiso por parte de la administración, que «tiene bastante responsabilidad en el incremento de estos accidentes».

Por eso, y por considerarla como la tercera pata para que estos negativos datos vayan decreciendo; «nuestro objetivo es la siniestralidad cero», explicó Sheila Mateos, se han hecho dos peticiones muy concretas.

«Debe haber una mayor intervención. Para eso se precisa incrementar las plantillas de inspectores». Esa fue su primera demanda. La segunda tiene que ver con el modo de hacer cumplir los protocolos. «Creemos que las multas no son disuasorias y por eso pedimos que se fuerce a las empresas a mejorar la prevención de riesgos, tanto a la hora de mejorar las condiciones de trabajo como la maquinaria existente».

Todos los datos que se hicieron públicos se refieren a accidentes que han implicado bajas de los trabajadores. Así que entienden que «hay muchos ocultos. La situación de precariedad hace que los trabajadores tengan miedo, y esto hay que erradicarlo».

Fotos

Vídeos