Preparado para brillar con luz propia

Como antesala de las fiestas, el Museo de los Faroles se inaugurará oficialmente el próximo 6 de septiembre

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Hace ya algunos meses el Museo de los Faroles, ubicado en la Plaza de España se viene abriendo al público los primeros y terceros sábados de cada mes entre las siete y las ocho de la tarde; eso al margen de que se han podido programas visitas de grupos de escolares o turistas, entre otros. Y que en el CIMA, Centro de Interpretación Miranda Antigua, «tienen la llave y pueden venir a verlo», recordaba el presidente de la Cofradía de Nuestra Señora de Altamira, Benito Pobes.

Ahí está el emplazamiento a disposición de mirandeses y visitantes, eso es un hecho pero la Cofradía tiene ahora un motivo más para la satisfacción ya que después de trabajar, y mucho, durante años, por fin hay una fecha para la inauguración oficial. «Está ya algo rodadillo y el día 6 de septiembre vamos a hacer la inauguración oficial», así que es muy lógico que todos los que han puesto esfuerzo, ganas e ilusión por disponer de un espacio en el que se pueda contemplar con tranquilidad y en un marco idóneo esta tradición mirandesa, estén orgullosos. Y la inauguración va a ser, sin duda, la mejor antesala posible de las fiestas patronales en honor de la Virgen de Altamira.

Quedan pocos días para que llegue esa fecha que quedará marcada en el calendario de la Cofradía, y sus integrantes siguen todavía perfilando los últimos detalles para que la fiesta sea completa.

A escasos días de ese momento tan importante para ellos Pobes no puede negar que todos tienen ahora mismo «una sensación de orgullo porque en pocos años se ha logrado mucho, hace cinco años salían veintitantos faroles cada uno con una pinta, a la realidad que tenemos actualmente el cambio es importante. De estar todo almacenado de la mejor manera pero mala a este local que nos ha cedido el Ayuntamiento, pues el cambio es también estupendo, a bien».

La magnitud del material del que se dispone requeriría a lo mejor de un espacio mayor, aunque el presidente se conforma. «Un local más grande nos habría venido mejor, pero es el que nos han cedido con toda la buena voluntad es éste y nos apañaremos porque es nuestro museo, y lo queremos como es».

Los hay más grandes, como el de Vitoria o el de Zaragoza, «que es la casa madre de todo este movimiento de los faroles», pero aun en su modestia espacial tiene un inmenso valor y darlo a conocer es lo que se pretende desde la Cofradía.

«Lo que podemos enseñar tiene muchísimo valor y ves a mucha gente que cuando llega se sorprende, de fuera y también los de casa. Para muchas personas todo esto es un mundo desconocido y cuando vienen por aquí su visita te da motivos para charlas de cosas de Miranda.

Quienes decidan acercarse hasta el museo por vez primera, o los que tengan ganas de volver a visitarlo van a encontrarse con algunas novedades significativas.

Al margen de ver todos y cada uno de los faroles que representan los cinco misterios del rosario, ahora ya se han terminado tres carrozas.

Cada una de ellas precederá en la procesión a un grupo de faroles y se verá en cada una de sus cuatro caras una alusión a orden de los misterios. «De momento ya tenemos terminadas las carrozas de los tres primeros, que serán la novedad este año, y nos quedaría tres».

Faltan exactamente la mitad porque quienes siguen trabajando en su elaboración harán los correspondientes a los dos misterios que aún no están hechos y también «queremos completar la colección con otra carroza que sería la Salve. Va a ser mucho esfuerzo, pero en ello estamos y con el tiempo podremos ver la colección completa que es lo que deseamos», explicaba el presidente.

Tanto él como el resto de cofrades están expectantes ante la inauguración oficial y confían en que con el paso del tiempo este museo, muy poco común por otra parte, se pueda convertir con el paso del tiempo en un lugar de cita obligada.

Muchos visitantes

Desde el momento en el que se presentó la opción de ver esta ‘joya’ que existe en Miranda han sido muchos los que han encaminado sus pasos hacia la plaza del Ayuntamiento para visitar el museo.

No existen estadísticas, la Cofradía no se ha preocupado hasta ahora de contabilizar las llegadas, pero lo que sí sabe es que «de vez en cuando nos llaman grupos de otros lugares, no hace mucho lo hizo uno de Salamanca, para decirme que querían pasar por aquí».

Parece pues que el boca oreja está funcionando ya «y eso nos hace mucha ilusión, porque está claro que la gente de fuera se entera gracias a que algún conocido suyo ha pasado por aquí, lo ha visto y le ha parecido interesante y recomendable».

También dice Benito Pobes que nos son pocos los mirandeses ‘despistados’ que «al ver que está abierto se acercan y al ver lo que hay aquí se sorprende y pone cara de satisfacción. Así que cuando comprobamos que le gusta esto, que es de su pueblo, pues nosotros lo único que podemos pensar es que miel sobre hojuelas».

Satisfacción que también se plasma para los cofrades por el lugar en el que al final se ha instalado el museo. «Para el día de la procesión estando aquí todas las tareas de organización son para nosotros mucho más sencillas».

Yhablando de la procesión, aprovechó Benito Pobes para comentar que «todo el que tenga interés en portar faroles que vaya apuntándose. Este año parece que estamos bien en cuanto a voluntarios, vamos a ver si lo tenemos cerrado todo ya para primeros del mes que viene».

Un poco antes de que el museo se inaugure. Hay que ir apuntando ya esa fecha. El día 6 de septiembre. Desde entonces se podrá disfrutar aún más de lo que se hace ahora de este espacio único y del que «los mirandeses tenemos que aprender a presumir».

Fotos

Vídeos