Policía Local ordenó en 2017 la retirada de 55 vehículos abandonados en la vía pública

Un coche es retirado por la grúa en el hospital comarcal Santiago Apóstol./Avelino Gómez
Un coche es retirado por la grúa en el hospital comarcal Santiago Apóstol. / Avelino Gómez

En la última lista se sumaron 36 expedientes, de los cuales 29 eran bicicletas y el resto turismos

ÓSCAR CASADO

Se trata de situaciones en las que Policía Local localiza vehículos que permanecen estacionados por un período superior un mes en el mismo lugar. Esta es la primera premisa que se tiene que cumplir para iniciar el proceso que lleva desde un turismo a una bicicleta al desguace. Un recorrido que en el 2017 realizaron un total de 55 vehículos.

Este dato se reparte en dos notificaciones una en la que se incluyeron 19 expedientes y el último en el que fueron 36. Todos ellos, al margen de contar con el primer requisito, presentaban desperfectos que hacían imposible su desplazamiento por sus propios medios o porque no contaban con las placas de matriculación. Aunque también hay casos en los que se trata de vehículos municipales, pero en 2017 no se ha retirado ninguno de ellos.

Todos estos aspectos se reflejan en última instancia en el Boletín Oficial del Estado, puesto que en él se hace el último aviso a los propietarios. Para los últimos 36 expedientes, la publicación se produjo el 18 de diciembre, siendo el plazo de un mes a partir de ese momento para que los dueños lo retiraran.

En esta última ocasión, se produjo la enajenación de 29 bicicletas más siete turismo. Un aspecto llamativo, puesto que desde 2015 no se había retirado ninguna bici.

De esta manera, se completó la última retirada efectuada en el 2017, mientras que en la primera se trasladaron al desguace otros 19. De ellos, la mayoría eran turismos, en concreto 18, aunque no todos estaban en las mismas condiciones. Del total, en tres de los casos se reflejaba que eran «vehículos fragmentados».

Un calificativo que se pone a los que no están en las mejores condiciones porque han llegado tras un accidente o que han sido utilizados para realizar prácticas de salvamento por parte del cuerpo de bomberos. Una circunstancia que hace que haya variaciones en el precio que se paga por parte del desguace.

Además, en este primer bloque también se retiró un ciclomotor, completando de esta manera los 55 vehículos retirados por parte de Policía Local en 2017. Un número que en cualquier caso es muy superior al que se registró en 2016, en el que solo se envió al desguace a un vehículo del servicio contra incendios.

33 en 2015

Si en el pasado 2017 hubo 55 casos y en el 2016 solo se contabilizó uno, en 2015 la cifra se quedó entre medias, en concreto en los 33. Un número en el que no había ninguna bicicleta, y el 60% de los expedientes correspondían a turismos, independientemente del estado en el que se entregaran.

En un primer bloque de 2015 se retiraron 18, entre los que se contaban dos ciclomotores, cuatro furgonetas y una motocicleta. Además se sumaron en este caso once turismo, de los cuales dos se entregaron como fragmentados. Esto fue en el mes de junio y posteriormente se realizaron otras dos enajenaciones de otros dos turismos.

Ya en noviembre se completaron los 33 retirados en todo el año con otros trece expedientes que se presentaron de manera conjunta. En este nuevo anuncio se incluyeron tres vehículos municipales, dos turismos y una furgoneta. Tres casos de los cuales dos estaban incluidos en la flota de Policía Local y el tercero, en concreto otro turismo, que se utilizaba por parte del personal del Polideportivo de Anduva, como se especifica en el Decreto de Alcaldía, con el que se termina por formalizar la venta al desguace que presente la mejor oferta para los intereses municipales.

Al margen de estos tres casos, en ese mismo bloque se incluyeron por parte de Policía Local otros siete expedientes en los que los protagonistas fueron siete turismos, además de otros tres expedientes entre los que se sumaron una furgoneta, una minimoto y un ciclomotor.

De esta manera, en los últimos tres ejercicios por parte de la Administración local se ha procedido a la enajenación de 89 vehículos. De todos ellos, 47 eran turismo lo que deja el porcentaje en el 52%. Por categorías el segundo grupo es el de las bicicletas, pese a que se han retirados todas ellas en el último anuncio, con un total de 29. El tercer tipo es el de las furgonetas con seis casos.

De manera más anecdótica en estos tres años se encuentran los ciclomotores o las motocicletas, además del vehículo contra incendios de 2016.

Con este mecanismo en 2015 se ganaron casi 5.000 euros

La retirada de vehículos no solo es una de las tareas de las que se encarga Policía Local, también supone una fórmula para conseguir ingresos en las arcas municipales. En este sentido, según los datos aportados, en 2015 el Consistorio logró ingresar a través de este procedimiento casi 5.000 euros. No obstante, será difícil alcanzar esta cifra en 2017 puesto que el año pasado la incidencia de las bicicletas hará que la factura tenga un menor peso.

Retrocediendo a 2015, ese año se realizaron dos decretos de alcaldía en los que se formalizaba la venta de los vehículos enajenados que se vendieron en ambos casos al desguace Chatarras Las Machorras. En un primer envío el Consistorio obtuvo 2.800 euros, dentro de un expediente en el que se presentaron un total de ocho centros autorizados.

A esta cantidad económica hay que sumar otros dos turismos y a finales de ese año otro bloque por un valor de 1.800 euros. En total 4.940 euros en un año por los 33 vehículos retirados.

Unas cuentas en las que, para hacerse una idea, los turismo se pagaron a 170 euros la unidad, siempre y cuando se entregaran dentro de unas condiciones mínimas, es decir, que no fueran «vehículos fragmentados y utilizados para prácticas de salvamento del cuerpo de bomberos», se especifica en el propio Decreto de Alcaldía.

Mayor peso

Si en este 2017 la factura será menor es porque hay muchas bicicletas dentro de la lista de vehículos retirados. En este sentido, en el 2015 los precios que se pagaron por las furgonetas retiradas fueron de 200 euros cada una.

No obstante, en este sentido llama la atención lo que sucedió en el 2016. Año en el que como se ha indicado tan solo se retiró un vehículo, aunque se trataba de uno que se usaba en el servicio contra incendios municipal. Aquí al contrario de lo que sucederá este año, sí que favorece el peso y solo por este caso, el Consistorio ingresó 1.040 euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos