El número de nacimientos descendió en Miranda en el pasado año hasta los 238

Uno de los paritorios que se utilizan en el hospital mirandés. /Avelino Gómez
Uno de los paritorios que se utilizan en el hospital mirandés. / Avelino Gómez

En 2017 cambió la tendencia y el de los chicos, 126, superó ampliamente al de las chicas, que fueron en esta ocasión 112

MARÍA ÁNGELES RESPO

Es siempre en las primeras jornadas del año cuando llega el momento de tener una cita obligada con las estadísticas que, en relación con los partos y los nacimientos, se barajan en el Hospital Comarcal Santiago Apóstol. Son las cifras que en este centro sanitario tienen en su mano las que dejan patente cómo se está desarrollando la tendencia poblacional; y Miranda no presenta rasgos diferenciados con respecto a lo que está ocurriendo en el conjunto del país. La natalidad está descendiendo.

Cerrado ya el cuaderno de partos con el que se trabaja en la planta de Maternidad del hospital de la ciudad, la cifra total de nacimientos a lo largo de 2017 se paró en los 238; un dato esclarecedor que no deja lugar a dudas sobre la sustancial bajada en comparación con ejercicios anteriores.

El descenso porcentual ha sido grande, puesto que ha llegado hasta el 17%, después de que en el año 2016 los nuevos mirandeses empadronados acabaran siendo 286. Y si se mira más aún atrás, el porcentaje se incrementaría todavía más ya que en 2015 los nacimientos habidos en Miranda rozaron los tres centenares; ese año se había roto la tendencia de bajada y se llegó hasta los 295. Esa cifra abrió en su momento la puerta a la esperanza, pero la realidad se ha impuesto y la tendencia que se ha consolidado en esta ocasión es la de la bajada.

Haciendo referencia a otra tendencia, la de la llegada de niñas y niños, si en los últimos años eran más las chicas, en el recién acabado 2017 la estadística se ha invertido.

Si en 2016 vinieron al mundo 144 mujeres y 143 varones, en este último ejercicio las madres mirandesas han dado a luz a 126 niños frente a las 112 nuevas mirandesas.

El número total de nacimientos no se corresponde exactamente con el de nacimientos; ha sido uno menos puesto que en este ejercicio que acaba de concluir en uno de los paritorios del Santiago Apóstol el personal sanitario atendió un parto gemelar, fue en el mes de febrero. En el capítulo de partos múltiples también se ha producido un descenso ya que aunque en 2016 tampoco fuera muchos, se acabó registrando uno más.

Entre 12 y 28 cada mes

No existe en la ciudad una época concreta en la que se registren más nacimientos. En este sentido todos y cada uno de los años presentan características propias, y no existen razones específicas para que esto sea así.

En el año 2016 ha sido significativo, eso sí que haya sido el ultimo trimestre el que ha obligado a trabajar con más intensidad a todo el personal de Maternidad puesto que no en vano en ese período tuvieron que atenderse el 31% de todos los alumbramientos.

En diciembre se registraron 28 nacimientos; cuatro de ellos en el último fin de semana del año –lo que no suele ser muy habitual–, así que en estos días por lo tanto el movimiento, el ir y venir de personal y también de familiares de las madres que dieron a luz fue un ir y venir constante.

De los nuevos mirandeses llegados en este mes doce fueron niñas y a ellas hay que sumarles dieciséis niños.

Octubre, tal y como sucediera en el año anterior, fue también uno de los meses más prolíficos dado que se registraron 25 partos. Y en noviembre los datos fueron muy similares. En este caso nacieron doce niñas y diez niños.

También se alcanzó o superó la barrera de los veinte nacimientos en otros tres meses. En junio, agosto y marzo se registraron veinte, veintitrés y veintisiete respectivamente.

En la parte contraria de la balanza hay que situar tanto a abril como a febrero, momento en el que la ocupación de las habitaciones de Maternidad fue más bien escaso ya que los nacidos en esos día fueron doce y catorce.

Las cifras de abril, que este año sólo contribuyó con la llegada de seis niños y seis niñas, contrastan con las que se manejaron en 2016. En aquel entonces el número de nacimientos llegó a los 29.

En los cuatro meses restantes los datos fueron bajos. El 2017 se estrenó con un enero en el que hubo que inscribir en el padrón municipal a diecisiete recién nacidos,; los mismos que en mayo. Y tanto en julio como en septiembre la cifra se quedó en dieciséis.

Más cesáreas

Aun cuando de modo global haya descendido el número de cesáreas practicadas –es algo que se corresponde con el descenso en el número de partos–, en este año 2017 se ha producido un incremento porcentual en este tipo de intervenciones. Las 74 que se han tenido que atender han significado el 31,8%, frente al 30, 69 de 2016 que se correspondía con 86.

En relación con esta circunstancia las cifras mensuales se han situado de manera habitual entre las tres y las siete. Destaca, eso sí que en el último mes del año 17 de los 24 alumbramientos se produjeran después de que se realizara la cesárea a las madres.

En cuanto a los partos vaginales (159) fueron eutócicos 141, se precisó de la utilización de ventosas en 13 y los fórceps fueron empleados en 5 ocasiones.

En la mayoría, 124, se empleó anestesia epidural, se utilizó la local en quince partos y en los diecisiete restantes no se empleó ninguna.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos