Montefibre se interesa por la adquisición de parte de los terrenos de Rottneros

Vistas generales de la empresa Montefibre, interesada en hacerse con parte de la superficie industrial de Rottneros./ A. G.
Vistas generales de la empresa Montefibre, interesada en hacerse con parte de la superficie industrial de Rottneros. / A. G.

La oferta supondría la compra de 400 mil metros cuadrados en la zona en la que se ubica el edificio del almacén de paja y el de la depuradora

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

Los terrenos de la antigua fábrica de Rottneros se presentan como una opción apetecible para firmas implantadas o que buscan sitio en la ciudad. Unas instalaciones a las que ya se ha pegado un 'bocado' por parte de JSV Logistic, que se hizo con la propiedad de 175.000 metros cuadrados para su terminal de contenedores, que se espera que dé sus primeros pasos este mismo mes de abril. Pero al margen de esta compra todavía hay mucho suelo disponible.

Una parte restante en la que ya se han interesado varias empresas, entre las que está la fábrica vecina a la antigua Rottneros: Montefibre. De hecho, por ahora se ha postulado como una de las mejores candidatas para hacerse con una parte de la superficie industrial que queda por venderse.

Su oferta está ya en el juzgado, un paso que es necesario en este caso puesto que sobre terrenos coincidentes se han presentado varias empresas interesadas y debe ser a través de la vía judicial como se decida a quién se vende. Entre ellas está la químico-textil que el pasado mes de febrero cambió su sede social de Barcelona a Miranda, pero no es la única.

Según ha podido saber EL CORREO, con el visto bueno del administrador concursal, sobre la mesa hay dos ofertas en firme y además hay que tener en cuenta que existía una tercera que finalmente se retiró de la puja y que también coincidía en parte del suelo que ahora quiere conseguir Montefibre.

Por lo tanto, en estos momentos y a punto de que se decida cuál es el comprador final, solo hay dos opciones, aunque la factoría mirandesa es la mejor posicionada puesto que por su parte se quiere adquirir más superficie, por una cantidad que podría alcanzar los cuatro millones de euros.

Gracias a esta cifra se harían con la titularidad de 400 mil metros cuadrados. Superficie en una zona que linda con las actuales instalaciones de Montefibre y que serían más del doble de los terrenos con los que se hizo en su día JSV. No obstante, todavía quedaría una buena parte de los antiguos terrenos de Rottneros por venderse, puesto que quedarían en el escaparate más de un millón de metros cuadrados.

Para ubicarse, el espacio con la que se ampliaría Montefibre sería un lugar cercano al río Ebro, donde se ubican por ejemplo el antiguo almacén de paja y el edificio de la depuradora, aunque sería algo más aparte del entorno de estas dos edificaciones.

La segunda oferta que hay sobre la mesa estaría vinculada a una empresa de reciclado. No obstante, la cantidad de suelo que se quiere comprar por su parte es menor a la que se pretende adquirir por la firma mirandesa, aunque sí que coinciden en una parte.

Pero además, para entender el proceso, hay que tener en cuenta que esta segunda interesada, para tratar de compensar que quiere hacerse con menos metros cuadrados, ha subido el precio de su oferta, aunque no parece que la cuantía supere la de Montefibre. Una diferencia por la que se asegura que es la mejor posicionada para llevarse el gato al agua y obtener los terrenos.

Inyección de capital

Esta información llega tras completarse los doce meses desde su reapertura, aunque desde la firma no han comunicado por ahora en qué se traducirá este movimiento. En cualquier caso el aniversario no le ha sentado nada mal a la empresa.

En este sentido, hace un par de semanas se comunicó que la empresa recibiría a través de la Lanzadera Financiera Sodical Instituto Financiero, dependiente de la Junta de Castilla y León, 1,3 millones de euros que servirían para crear 25 empleos y afianzar el proyecto.

Una cantidad que se suma a otros 2,2 millones que se aportaron por parte de Praedium. De esta manera se alcanzan los tres millones y medio de euros, montante con el que se pretende conseguir una producción anual de en torno a las 50.000 toneladas. Un volumen de carga de trabajo que supondría alcanzar una facturación de cien millones de euros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos