Hacia un modelo más social e integrador

Hacia un modelo más social e integrador
Avelino Gómez

Aspodemi impulsa proyectos en entornos públicos, como la colaboración que realiza con el Club de Tenis Miranda en las pistas del Polideportivo, para lograr una mejor inclusión

ÓSCAR CASADO

Dar respuesta a las familias y a las personas con discapacidad intelectual. Con este primer objetivo se formó Aspodemi, una asociación que día tras día intenta hacer la vida más fácil a sus usuarios, sin perder de vista el desarrollo personal de cada uno de ellos. Este último cometido se intenta realizar a través de un método algo diferente a lo que se venía haciendo, en el que se pone en valor «un modelo inclusivo en el que se utilizan espacios comunitarios», resalta la gerente de la asociación, Celia Alonso.

En definitiva, una nueva filosofía en la que trata de salir del centro, del entorno que conocen las personas a las que atienden para poder relacionarse con nuevas caras y, de paso conseguir, una mayor sociabilización.

Con este mecanismo no solo se pretende conseguir un desarrollo en cada uno de ellos, sino que además lo que se busca es hacerlo de una manera más individualizada, favoreciendo «los intereses de las personas que participan». Por ello, a lo largo de la semana, desde Aspodemi se desarrolla una programación habitual en la que se entremezcla desde el ejercicio físico a otras actividades como las clases de informática o la «terapia con animales en el Centro Cívico», resalta Alonso.

Además, otro de los aspectos en los que la gerente repara es en las consecuencias positivas que tiene para la asociación el salir sus espacios cotidianos. Un movimiento con el que se tiene la posibilidad de establecer una red de colaboradores que enriquece la oferta de Aspodemi. Gracias al resultado, los usuarios se pueden beneficiar de una ampliación en la oferta y, de esa manera, llegar a más intereses con lo que pueden ser más atractivos para los miembros de la asociación.

En definitiva, desde la gerencia se señala que este es «un nuevo abordaje del modelo de centro ocupacional que se conecta mucho más con la sociedad». Pero además también se incide en el desarrollo individual, con el objetivo de que las personas ocupen su tiempo en actividades que realmente les interesen y no de una manera global.

En este sentido, Alonso remarca que los retos en cuanto a su desarrollo se fijan de manera individual. De hecho «cada uno realiza un auto informe de qué cosas quieren mejorar y qué quieren hacer en su vida», señala Alonso, que explica que «es una metodología de proyectos de vida». Una vía con la que se advierte que se consigue una mayor motivación.

Por el momento en la salida a los espacios públicos, la valoración es buena porque «es útil» y facilita que aprendan a «moverse en otro tipo de actividades y espacio», confiesa Alonso. En este sentido, se remarca que «lo que más nos interesa es tener contacto con otras personas, otras asociaciones, otros intereses porque al final es lo que enriquece», aclara Alonso en cuanto a este cambio en el modelo.

Novedad

Este interés por abrirse, se muestra bien con la evolución que han observado en el programa de Salud y Deporte, en el que se ha incluido recientemente el tenis. Una inclusión, fuera del centro con la que Alonso resalta que se ha mejorado, haciéndolo más atractivo ya que «ahora aporta algo diferente», resalta la gerente.

Como el resto de actividades de este tipo, la participación es voluntaria y en el caso del tenis se han apuntado 16 personas, que se reparten en dos grupos de ocho. La encargada de este proyecto es Marta Lacalle, y como sucede con la gerente, indica que el objetivo es que «realicen actividades que tengan relación con la comunidad».

En este sentido, el Polideportivo es uno de los lugares en los que se desarrolla. De hecho, se cuenta con la colaboración del Club de Tenis Miranda, y en concreto, con la figura de Fernando Esteve, seleccionador nacional de tenis en silla de ruedas que se prestó a participar en esta iniciativa. Un apoyo que es «importantísimo y de agradecer», resalta Lacalle, quien explica que este tipo de colaboraciones «de manera voluntaria», son de gran interés para asociaciones como Aspodemi porque «acceden a un deporte que de otra manera igual ni se les había pasado por la cabeza».

Lacalle también explica que la actividad física se complementa con entretenimientos más variados que realizan los lunes y los jueves. Unas jornadas en las que se trata de potenciar esa relación con el entorno pero también, y de una manera específica, para «que hagan un deporte, porque son personas que tienden al sedentarismo».

En este poco tiempo, pero con la respuesta que están encontrando hasta el momento, el balance es muy positivo, ya que «el deporte les encanta y además con un profesional ajeno a los que habitualmente ellos tienen muy vistos, por lo que están encantados», reconoce Lacalle.

Al margen de este hay otros programas como el de Ciudadanía Activa, con el que se busca que los integrantes en el grupo, con el apoyo de una psicóloga, «puedan tomar más decisiones en la vida y adquirir más habilidades para participar en la vida asociativa», afirma la gerente, que resalta acciones reivindicativas que han desarrollado como la reunión que realizaron junto a la alcaldesa, Aitana Hernando, para favorecer la accesibilidad cognitiva.

La asociación asiste a más de 60 personas en cuatro programas

La Asociación vive un buen momento, al menos, «con respecto a los servicios, la motivación y cómo está la gente», resalta la gerente de Aspodemi, Celia Alonso. Un bienestar que hace de contrapeso con la faceta financiera, que está «un poco más ajustado», confiesa la responsable, quien explica que en la actualidad hay más de 60 usuarios integrados en sus diferentes programas.

En este sentido, el que suma a un mayor número es el centro ocupacional. Un lugar ubicado en Fuentecaliente que en la actualidad acoge a 39 personas con discapacidad con las que se trabaja para que se puedan preparar para la vida adulta y el trabajo.

No obstante, no es el único en el que se asiste. Por ello, Alonso añade la viviendo tutelada en la que explica que «hay seis personas» por lo que se encuentra al máximo de su capacidad «desde hace mucho», recuerda. En este sentido, se espera que se haga efectiva la cesión por parte del Ayuntamiento de una segunda, para poder ampliar esta oferta. Eso sí, por el momento, Aspodemi no ha recibido noticias al respecto.

Otro de los puntos en los que también cuentan con usuarios es su centro de día, en el que se atienden casos en los que la discapacidad es mayor y en él se trabaja con cuatro personas. Por último, desde la gerencia se señala el programa de empleo en el que en la actualidad se contabilizan catorce personas.

Además, en estos momentos se está implantando nuevos «servicios más personalizados en los que está entrando gente nueva», apunta la gerente, quien añade que se trata de un programa de asistencia y autonomía individual que se está impulsando con la ayuda de La Caixa. «La idea es que en un futuro formen parte de la oferta permanente de la asociación», advierte Alonso, una vez se está tratando de establecer la nueva red.

Fotos

Vídeos