246 mirandeses forman parte ya del club de Amigos del Teatro Apolo

246 mirandeses forman parte ya del club de Amigos del Teatro Apolo

El carné permite beneficiarse de hasta el 15% en el precio de algunas entradas, pero se necesita sumar al menos siete localidades a lo largo de la temporada

CRISTINA ORTIZ

Un total de 246 mirandeses cuentan con carné personal del Club de Amigos del Teatro Apolo, una iniciativa puesta en marcha a finales del año pasado por el Ayuntamiento para premiar la fidelidad del público más habitual a las representaciones y la propuesta ha sido bien acogida. No obstante, su única presencia permitiría llenar la mitad del aforo de la sala, fijado en 501 localidades.

De ahí que la concejala de Cultura, Montserrat Cantera, no dude a la hora de valorar la acogida de la medida como «positiva». Y es que desde que se puso en marcha fueron muchas las personas interesadas en conocer la propuesta y registrarse y, todavía a día de hoy «hay gente que se está enterando y cuando lo conoce, se apunta». Y es que aunque lo que se ofrezcan sean «pequeños descuentos» en algunas obras, a lo largo de la temporada «se nota».

La rebaja puede llegar al 15% del importe de la localidad aunque está delimitado a las propuestas que llegan a través de la Red de Teatro de Castilla y León, a las propias organizadas desde el Ayuntamiento, como pueden ser las actuaciones de la Banda Municipal de Música;y a aquellas en las que se pueda llegar a un acuerdo con los promotores o las compañías. «Intentamos que la propuesta incluya a la mayor parte de ellas», explicó.

No entrarían, por ejemplo, las obras que vienen a través del Programa Platea, del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y de la Música (INAEM), en el que la forma de contratación no lo permite. Se trata de una red que integran más de 160 espacios escénicos de todo el país y que en Miranda permite «consolidar la programación estable del teatro con unas obras de calidad y unos requerimientos técnicos importantes».

Pero no es la única ventaja de la que se benefician los titulares de la tarjeta. Todos ellos reciben también información a través de su correo electrónico, se les comunican los posibles cambios o variaciones de última hora que pueda sufrir la programación y se les remite la revista Apolo XXI, una publicación que detalla todas las actividades desarrollar en el teatro. «Es una forma de mantener el contacto directo con todos ellos y de fidelizar aún más al público asiduo, tratando de que no se pierdan nada que les pueda interesar», explicó la responsable del área.

Al mismo tiempo, se busca que la oferta de propuestas sea cada vez más amplia y variada, siendo cada vez más habitual la programación de obras de teatros los jueves, algo que raramente se hacía hace un par de años. «Es algo que tiene tirón, la gente responde así que seguiremos apostando por ello». Del igual manera se seguirá apostando por realzar la importancia de la Banda de Música de la ciudad manteniendo y consolidando su presencia sobre el escenario de esa instalación ya sea con conciertos temáticos u otras propuestas que puedan resultar atractivas para el público.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos