Los mirandeses destinan hasta el 9% de su renta pago de la energía

El pasado año el consumo en electricidad fue de 25 millones ./Avelino Gómez
El pasado año el consumo en electricidad fue de 25 millones . / Avelino Gómez

La factura anual de la ciudad asciende a 73,5 millones de euros de los que alrededor del 40% se destina a sufragar el coste del gas natural

CRISTINA ORTIZ

Los mirandeses destinan, de media, hasta el 9% de sus ingresos al pago de la factura de los suministros energéticos, según los datos que figuran en la estadística recogida en el Informe Energético Municipal. El coste total supera los 73,5 millones de euros. Es el dinero que sale de la ciudad para hacer frente al pago de diferentes abastecimientos y del que el 40% va directamente a abonar el coste del gas natural, que supone un abono de 29,4 millones, por un consumo que alcanza los 294.057.291 kilovatios a la hora.

Otros 25 millones destinaron los mirandeses en 2016 a pagar la electricidad, que alcanzó un consumo de 156.678.027 kilovatios a la hora. El resto, otros 19 millones, fueron al precio de diferentes combustibles.

Aunque el gas sigue siendo el responsable del montante económico más albultado, su consumo experimentó un notable descenso empujado por la crisis. En los últimos cuatro ejercicios el volumen consumido cayó casi un 80%, concretamente el 79,51%. Un descenso que en el ámbito industrial se constató en 2013 y 2014 y que estuvo motivado por la parada de Montefibre y, por tanto, también de su planta de cogeneración.

El cese de la actividad de la fábrica químico textil implicó que se pasara de un consumo en 2012 que ascendió a 1.3342.067.858 kilovatios a la hora, a los 5646.217.069 del siguiente ejercicio y a los 197.822.384 que se registraron en 2014.

Distinta fue la evolución de la factura de gas dirigida a los hogares por el uso doméstico de este suministro energético ya que en los últimos 4 años el consumo de kilovatios se elevó cerca de un 14%, concretamente un 13,84%, volviendo a niveles similares o los del inicio de la crisis. En 2016, el abastecimiento llegó a los 106.221.293 kilovatios a la hora.

Aunque la demanda eléctrico también bajó, lo hizo en menor medida en este tiempo, pasando en una década de 219.879.385 kilovatios a la hora a 156.678.027, aunque en el último ejercicio recogido en la estadística, en 2016, la demanda creció un 1,94%. Un consumo en el que cerca del 41% procedió del mercado regulado, concretamente 64.207.371 kilovatios a la hora. Casi la misma cantidad se adquirió en el mercado libre de alta tensión y 27.871.394 del mercado libre de baja tensión, un volumen que marcó una caída de este epígrafe en casi un 18% respecto a 2015.

Además, el informe refleja que en casi una década la demanda eléctrica desde el sector industrial se vio reducida a la mitad, pasando de los 102.395.386 kilovatios a la hora en 2007 a los 48.494.060 que se registraron en 2015.

El estudio también recoge la generación en la ciudad de energía renovable. Un modelo que aporta el 17% de la electricidad consumida. Porcentaje que representa el 4,15% de la energía total de la ciudad. Se trata de un volumen mínimo que implica que «el actual organigrama del mercado energético otorga al conjunto de la ciudad un papel meramente consumidor».

Del cómputo global de la demanda que se generó en la ciudad el pasado año, el 2% procedió del Ayuntamiento, que consumió 13.259.642 kilovatios a la hora. Si bien, esa cifra marcó una reducción del 1,07% respecto al ejercicio anterior. Por volumen, fue la electricidad la que representó unos números más altos con 8.197.883 kilovatios, que llegaron casi a duplicar al gas natural, del que se utilizaron 4.520.445 La tendencia, que en los últimos años ha permitido ir reduciendo el consumo y el coste, a pesar de la subida de la factura de la luz, podría variar una vez que entre en marcha la nueva piscina climatizada que elevará notablemente el gasto concentrado en el polideportivo. El resto del dinero gastado se invirtió en combustible para vehículos municipales,

Fotos

Vídeos