Miranda tramita en un año proyectos para 14 viviendas en el Colegio de Arquitectos

Algunas licencias son para pisos en zonas muy céntricas. /Avelino Gómez
Algunas licencias son para pisos en zonas muy céntricas. / Avelino Gómez

El sector de la construcción se mantiene estancado y no logra engancharse a la leve mejoría constatada a nivel provincial

CRISTINA ORTIZ

El sector sigue prácticamente en parada técnica. La construcción de vivienda nueva apenas logra mover grúas en la ciudad, a tenor de los datos de proyectos presentados en el Colegio Oficial de Arquitectos de Burgos, al que durante el pasado año llegaron para ser visados documentos y planos para levantar 14 viviendas. Un número mínimo, que se queda lejos de los registros de 2016, cuando se tramitó la edificación de 47 pisos. Más del triple que en el último ejercicio.

El primer semestre de 2017 se cerró con proyectos para dos únicas viviendas, un número que no invitaba al optimismo; y aunque entre julio y diciembre hubo más, las 12 que llegaron al colegio no han sido suficientes para alcanzar el nivel del ejercicio anterior, en el que solo en medio año ya se habían superado las totales del que acaba de concluir. Entonces en esos meses se tramitaron proyectos para 15, una más.

En el último balance anual, en el primer trimestre figuran dos, en blanco aparece el segundo, una hay en el tercero y 11, en el último. Una única promoción ha marcado una gran remontada en el tramo final del año. En el resto del ejercicio los únicos movimientos los generaron unifamiliares. Porcentualmente, la comparativa entre los dos últimos balances marca una caída del 70%, un dato que resulta poco significativo al tomar como referencia números tan bajos en los que una sola iniciativa puede implicar un vuelco.

La situación es muy diferente a la vivida en Aranda, donde el número de viviendas visadas ha crecido un 57%, pasando de las 68 con las que concluyó 2016 a las 159 del último. Un crecimiento abultado pero que responde a una situación muy concreta, el hecho de tener un plan regional de vivienda que incluye la construcción de 80 pisos. Un aspecto especial, que no se da en el resto de los territorios de la provincia. Pero aún así, sus números siempre han sido bastante más elevados que los de Miranda durante todo el periodo de crisis económica. Salvo en 2012, cuando en La Ribera cerraron el año dos 2 unidades visadas y desde Miranda se remitieron 73; las 12 de aquí en 2013 fueron 81 allí, y las 3 registradas en 2014 y 2015 a orillas del Ebro, fueron 43 y 114, en esa zona del sur de la provincia.

Evidentemente, también hay que tener en cuenta que en los años de bonanza y de máxima actividad constructiva Miranda levantó bastantes más inmuebles.

En la última década los números han oscilado considerablemente en la ciudad, pero hay que tener en cuenta que en la mayoría de las ocasiones lo han hecho a la baja. Y es que en 2007 se llegaron a tramitar proyectos para 788 inmuebles (entonces en Aranda fueron 278).

Pero solo un ejercicio después, en 2008, el balance del periodo se cerró con 49 viviendas visadas. Solo dos más de las que se presentaron en el colegio oficial en 2016. Es cierto que entonces, en la estadística siguiente, la correspondiente a 2009, los números crecieron hasta los 253; pero también que un año después volvió a caer hasta los 30; para remontar hasta los 82 en 2011. Alguno menos hubo en 2012, 73. Un nuevo salto al vacío se constató un balance después, al cerrar 2013 con 12 viviendas visadas. Ese fue el año que para el Colegio de Arquitectos de Burgos marcó en términos generales un punto de inflexión para volver a la senda del crecimiento, aunque de una manera muy leve, que es la que se mantiene.

En 2017, en el conjunto de la provincia, se han presentado proyectos para 671 viviendas de nueva planta, de las que 541 son libres y 130 en régimen de protección. Iniciativas que, según los datos recogidos por la institución profesional, van a requerir un presupuesto global de ejecución material de 50,8 millones de euros. El total de superficie construida se eleva a los 120.545 metros cuadrados

Pero no todos los inmuebles de nueva construcción están destinados a ser habitados, también se han tramitado otros visados para 149 edificios con distintos usos, que sumaban una superficie construida de 52.495 metros y un presupuesto global de ejecución de 12,3 millones.

A estos números hay que sumar los generados por iniciativas vinculadas a la rehabilitación y a la reforma de edificios ya existentes. Una actividad en la que el año pasado se incluyeron 164 viviendas, que ocupaban una superficie de 52.495 metros y a las que estaba previsto destinar un montante económico de 8,24 millones de euros. También se tramitaron diseños para la rehabilitación de 283 edificios con otros usos, con una previsión de gasto para ejecución material de 22 millones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos