Miranda retoma el Banco del Tiempo

Los participantes se mantendrán en contacto a través de una aplicación informática que permitirá solicitar servicios y también ofrecer apoyo

Francisco Delgado, Pablo Gómez y Esperanza Muñoz, en la presentación del proyecto. /C. O.
Francisco Delgado, Pablo Gómez y Esperanza Muñoz, en la presentación del proyecto. / C. O.
CRISTINA ORTIZMiranda de Ebro

La idea no es nueva en la ciudad, pero las experiencias de favor por favor impulsadas años atrás en los barrios de Las Matillas y Bayas no lograron fructificar, fundamentalmente por las dificultades para coordinar y poner en contacto a prestatarios y receptores de servicios. Un problema que esta nueva etapa del Bando del Tiempo pretende evitar apoyándose en las nuevas tecnologías y en un colectivo con una estructura organizativa ya definida.

En esta ocasión, va a ser la Plataforma Mirandesa del Voluntariado, la que se va a encargar de la implantación y la gestión de la iniciativa, tras aceptar el encargo trasladado por la Concejalía de Servicios Sociales y Miranda Puede, ya que la puesta en marcha de un proyecto de estas características formaba parte del acuerdo municipal de presupuestos de 2017. El objetivo, apuntó la edil de la formación, Esperanza Muñoz, se centra en «fomentar intercambios de servicios sin que medie dinero y en el que el método de pago sea el tiempo medido en horas». Se trata de animar las actividades de contenido social que «fomenten las capacidad humanas a través de los principios de solidaridad, ayuda mutua y cooperación».

De manera regulada

Pero todo ello de manera regulada, ya que el grupo se regirá por unos estatutos que deberán comprometerse a respetar quienes quieran participar. La Plataforma del Voluntariado quiere que los que se apunten sean conscientes del funcionamiento y de qué se puede pedir y qué no. Debe quedar claro que se trata de montar una red colaborativa para ayudar a alguien a que aprenda o pueda llevar a cabo una actividad que sin mi ayuda, probablemente, no podría acometer», explicó Francisco Delgado, coordinador de la Plataforma.

Y es que el Banco del Tiempo «no pretende realizar tareas profesionales paralelas a lo que pueda ser la economía de mercado reglada». Para que éste y otros conceptos sean entendidos, la inscripción se hará de manera personal y presencial en la sede de la plataforma. Allí, los interesados pasarán una entrevista, asumirán una serie de condiciones y rellenarán una ficha. A partir de ahí se les dará acceso a una aplicación informática (Grup), a través de la que se podrán plantear peticiones de ayuda y aquellas personas disponibles para atender esa solicitud podrán apuntarse para colaborar. De la contabilidad del tiempo que cada uno debe o tiene de crédito se encargará la plataforma, que también tiene previsto reunir a los participantes para que puedan conocerse, compartir opiniones y proponer líneas de mejora del banco.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos