Miranda fija las nuevas condiciones del servicio de limpieza y estima el coste en 3,3 millones

Se renovarán los contenedores y los vehículos, para los que se apuesta por modelos eléctricos que generen menos ruido./Avelino Gómez
Se renovarán los contenedores y los vehículos, para los que se apuesta por modelos eléctricos que generen menos ruido. / Avelino Gómez

El pliego para la contratación de las tareas durante 4 años se aprobó en el Pleno con los votos de PSOE y Miranda Puede

RISTINA ORTIZ

Proporción en las prestaciones, modernidad en los servicios que se pretenden, incorporación del quinto contenedor para 2020 y equilibrio económico razonable avalan para el PSOE el nuevo pliego en el que se basará la contratación del servicio de limpieza viaria y de alcantarillado, recogida de residuos, desratización, desinfección y desinsectación que ayer salió adelante por la mínima en el pleno gracias al respaldo de Miranda Puede.

Documento que plantea un gasto global anual de 3.305.000 euros para los próximos 4 años, con dos más de prórroga, y que supone un «aumento del 15% del presupuesto respecto al actualmente en vigor (no se aceptará una baja superior al 4% en las ofertas)», tal y como apuntó el portavoz socialista, Miguel Ángel Adrián. Una propuesta con la que se espera poder dar cobertura a los nuevos servicios incluidos: aumento de limpieza los fines de semana, retirada de pintadas y carteles, limpieza de las riberas, de los patios de los colegios todos los días, limpieza manual de las plazas privadas de uso público, limpieza del castillo y de escombreras, recogida de reboses de contenedores de ecovidrio, recogida de restos de poda, tratamiento fitosanitario de arbolado, tratamiento de plagas como pulgón y procesionaria...

Un largo listado que el portavoz de IU, Guillermo Ubieto, llegó a enumerar en dos ocasiones, para manifestar sus dudas sobre el hecho de que con el aumento del presupuesto calculado por su formación –sus cuentas no coincidían con las de Adrián– se pueda hacer frente a la necesaria mejora del servicio y al incremento de tareas previsto. Sin olvidar que entiende que la empresa adjudicataria va a tener que subcontratar algunos de las tareas que, como la retirada de algunos residuos, requieren un gestor autorizado Algo que también detraería recursos para, entre otras cosas, personal.

Un capítulo sobre el que tanto IU como PP mostraron muchas dudas. Y es que el pliego recoge una plantilla fijada en 53 personas –3 más que las previstas inicialmente– pero, según Ubieto, para realizar el ejemplo de tareas incluido en el documento serían necesarias 59. En algo menos, en 57 fijó el mínimo el concejal del PP, Sergio Montoya, para quien «con 50 es absolutamente imposible hacer el servicio y con 53, imposible».

Pero no lo vio así Adrián. Para el equipo de Gobierno el problema de por qué no se realizan ahora todas las tareas adecuadamente se debe a que no todo el personal está en la calle. Y es que, según apuntó, aunque la plantilla que inicialmente la UTE que realiza ahora el servicio fija en 61 las subrogaciones que la futura concesionaria debería asumir, en estos momentos pisan la calle 38. «Nos tendrá que decir dónde los tiene. Los que haya deberían estar aquí».

Huella y GPS

Situación que vendría a justificar el hecho de que se incluya en el pliego la huella digital para fichar y los GPS para conocer el recorrido de vehículos y carritos. «Queremos controlar a la empresa», incidió el portavoz socialista, para quien el nuevo documento es «exhaustivo al máximo» y avalaría el tiempo tardado. Descartando, eso sí, que llegue tarde o con urgencia, puesto que el actual contrato se puede mantener todo 2018.

Aunque esa nunca fue la intención del equipo de Gobierno, tal y como le recordaron IUy PP. «Que sea legal no significa que sea moral. Es una prórroga forzosa, a la fuerza. Cuando todos estamos de acuerdo en que Miranda tiene un problema de limpieza, ¿por qué seguimos con la misma empresa?», cuestionó Montoya. De hecho, ya en abril de 2014 el entonces alcalde, Fernando Campo, trasladó a los responsables de la UTE de limpieza que el contrato no se iba a prorrogar y que se extinguiría cuando llegara a los 8 años. No ha sido así. Ya lleva 9.

Por otro lado, tanto IU como PP hicieron suyas las palabras del Interventor municipal que en su informe, del que Ubieto leyó algunos párrafos, apuntaba que echaba en falta un informe técnico sobre la dotación de medios para una prestación satisfactoria del servicio y un estudio de costes económicos. Ambas formaciones también coincidieron en considerar que se han incluidos tareas, como el tratamiento fitosanitario del arbolado, que nada tiene que ver con la limpieza viaria y la recogida de basura, como tampoco lo hacía la construcción y la gestión de la perrera que se ha sacado del pliego.

Por su parte, Ganemos centró sus dos intervenciones en pedir que el documento se quedara sobre la mesa –algo que rechazó la alcaldesa, Aitana Hernando– y se aprovechara que el actual contrato puede estar en prórroga forzosa todo 2018 para estudiar la remunicipalización.

Contenedores con pedal, ignífugos y anti pintadas

La ciudad renovará todos sus depósitos en los cuatro años de duración del contrato y lo hará sustituyendo el 25% cada ejercicio. Un cambio que conllevará un aumento de unidades, ya que se pasará de 250 a 280 en los marrones y de 105 a 130 en el caso de los azules y amarillos. Además, todos incorporarán pedales para que sea más sencillo levantar las tapas a la hora de depositar los residuos. De igual manera, y pensando en los actos vandálicos de los que suelen ser objeto, tendrán tratamiento ignífugo y otro contra pintadas. Igualmente, Adrián aseguró que está previsto que en 2020, atendiendo a una directiva europea, se incluya el quinto contenedor, para separa restos y basura orgánica. También se incluye la recogida de hasta 5 puntos soterrados en caso de que se crearan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos