Miranda se cubre de blanco con la nieve

Miranda se cubre de blanco con la nieve

Dos vehículos, uno con sal y otro con cuchillas, recorrieron la ciudad para evitar problemas de circulación

CRISTINA ORTIZ

Un manto blanco acabó cubriendo Miranda gracias a las intermitentes nevadas de grandes copos que fueron cayendo a lo largo de toda la jornada. Varios centímetros se posaron sobre coches y parques de la ciudad y también en algunas calles menos concurridas. El tránsito de ciudadanos y de vehículos fue haciendo que se derritiera prácticamente en otros puntos, aunque dos vehículos del departamento de Obras y Servicios estuvieron esparciendo sal por la ciudad y retirando parte de lo caído con una cuchilla acoplada a uno de ellos.

En principio, no se consideró pertinente activar ningún dispositivo más, aunque según apuntó el responsable del área, Adrián San Emeterio, «todo está preparado». Si fuera necesario, el operativo sacaría a la calle a la brigada municipal, junto a personal de la UTE de limpieza y varios vehículos más que habitualmente contrata el Ayuntamiento para actuar en estas situaciones.

A última hora de ayer lo que estaba previsto es que a partir de las 6.00 horas se revisaran los accesos al hospital, a los centros de salud y al mercadillo, entre otros puntos, para garantizar que no tengan problemas o dificultades. Hace un par de semanas el Consistorio ya se aprovisionó de unos 500 kilos de sal, la cantidad estimada que se viene gastando un invierno considerado normal.

La nieve también dificultó el tránsito en el corredor entre Miranda y Burgos, un trayecto en el que se registró un accidente de tráfico alrededor de las 13.40 horas. El siniestro tuvo lugar en la AP-1, en el kilómetro 12 de la autopista, en las inmediaciones de la localidad de Quintanapalla, y en él se vieron implicados cuatro camiones y una docena de turismos que colisionaron por alcance cuando circulaban en sentido hacia la ciudad.

En el suceso resultó herido un varón que fue trasladado en UVI móvil al Hospital Universitario de Burgos (HUBU). El número de vehículos implicados y las tareas para retirar los mismos de la calzada generaron algunas retenciones en la vía. Por su parte, a última hora de la tarde, la DGT consideraba «transitable con precaución» la N-1 entre Rubena y Miranda.

Los que más disfrutaron de la primera nevada del otoño fueron sin duda los niños y los jóvenes que aprovecharon los copos caídos para hacer guerras de bolas, crear muñecos de nieve... La estampa también animó a algunos mirandeses a hacerse una foto en el trineo instalado en la calle Francisco Cantera. La peor parte recayó sobre la feria de Navidad. Algunas de las casetas de madera instaladas en La Estación llegaron a cubrir su tejado con un plástico.

Para la jornada de hoy, la Aemet marca una probabilidad de precipitaciones del cien por cien por la mañana, que llegarán en forma de nieve. El riesgo está calificado como importante hasta las 17.00 horas. La temperatura oscilará entre los 3 grados bajo cero y los 5 positivos. A menos 5 puede bajar el termómetro mañana. La máxima, no variará. El pluviómetro con que cuenta la CHE en Arce, junto al Zadorra, recogió ayer hasta las 22.00 horas un total de 12,8 litros por metro cuadrado.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos