San Miguel del Monte concluye un proyecto y piensa en la próxima mejora

La intervención en los jardines está finalizada./ A. GÓMEZ
La intervención en los jardines está finalizada. / A. GÓMEZ

La recuperación de los jardines ha terminado y la residencia dependiente de la Diputación espera reformar un claustro

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

La recuperación de los 'Jardines de Morcuera' ubicados en la residencia de San Miguel del Monte ya ha concluido. El proyecto se financió gracias a 90.000 euros de los cuales más de 63.000 fueron aportados por la Junta de Castilla y León y el resto fue costeado con fondos de la Diputación de Burgos, administración de la que depende el centro que acoge a ancianos de toda la provincia.

Sin embargo, este proyecto no será último y ya se tiene en mente otro para recuperar otra de las partes de la residencia. En este sentido, en la visita que hizo el presidente de la Diputación, César Rico, y el delegado de la Junta de Castilla y León en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo, para la entrega de diplomas por finalización del proyecto de recuperación de los jardines, se avanzó la nueva actuación.

Fue el director de la residencia, Isaac Puebla, el que anunció que la próxima mejora se realizará en lo hoy es el exterior del centro, en concreto en la zona de ruinas que se incluyen dentro del complejo. Por este motivo, en primer lugar se procederá a la «consolidación» de parte del patrimonio con el que cuenta San Miguel del Monte. Una vez conseguido este objetivo, Puebla aclaró que lo que se pretende es «integrar el claustro dentro de la residencia» para conseguir una nueva «sala de estancia para los residentes».

En cuanto a los plazos para poner en marcha este objetivo, Puebla marcó el mes de septiembre como una de las posibilidades para arrancar con la actuación, aunque es algo que todavía está sin cerrarse. Ahora mismo se está dentro de la «elaboración del proyecto» aunque de momento habrá que esperar para ver cómo se van cumpliendo los trámites.

En cualquier caso, lo que sí que se tiene claro es que en esta ocasión el proyecto no se realizará a través de ningún programa formativo, como sí que ocurrió con la renovación de los jardines, en el que se formaron siete personas. Un cambio que se justifica en que se trabajaría en un edificio protegido por lo que la actuación se dejaría en manos de una empresa especializada en este tipo de rehabilitaciones.

Otra de las patas que sustentan esta medida es la partida económica con la que se afrontará esta nueva mejora. Una cuantía que de momento cuenta con unos fondos de la Diputación de «unos 85.000 euros», explicó Puebla. Esta puesta en valor futura, junto a la de los jardines, que se une a otras medidas, como la instalación de un descalcificador, lo que ha supuesto un ahorro en averías. Mejoras en un espacio que ahora cuenta con 86 residentes de 99, aunque se espera que en mes y medio, se pueda llegar a completar todas las plazas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos