Una medida más hacia la recuperación

Con las medidas puestas en marcha esta semana, se espera que en 2019 se puedan ver más empresas implantadas en Ircio Activiades. /Avelino Gómez
Con las medidas puestas en marcha esta semana, se espera que en 2019 se puedan ver más empresas implantadas en Ircio Activiades. / Avelino Gómez

El plan de reindustrialización se ha publicado esta semana y desde los agentes sociales se aplaude aunque se reconocen temas pendientes

ÓSCAR CASADO

Es una medida que ha tardado en hacerse oficial, pero al final esta semana la Consejería de Economía lo ha publicado en el Boletín de la región. Un último paso que se esperaba ya en la recta final de 2017, pero que se ha terminado de formalizar unas semanas después, siguiendo una línea en la que se han ido sucediendo varios retrasos.

De esta manera, el plan para fomentar la reindustrialización de la ciudad ya es una realidad y desde los agentes sociales se aplaude por entender que es algo positivo. Una sensación común pese a que sindicatos y empresarios apuntan que se podía haber sido algo más ambiciosos en ciertos aspectos. Al margen de estas deficiencias, también se señala que el camino debe de seguir por esta línea, sin que esta sea la única maniobra para tratar de restablecer el tejido industrial perdido.

«Es una medida que ojalá se hubiera tomado antes», explica desde la Cámara de Comercio su presidente, Fernando Escobillas, que deja claro que tras las medidas como el abaratamiento del suelo «la situación que tenemos es buena. El precio es fabuloso y la medida me parece que es muy adecuada», resume.

Desde la Federación de Asociaciones Empresariales (FAE) de Miranda, su presidente Nuria Navarro, resalta la importancia de un plan en el que se venía trabajando por parte de diferentes agentes sociales, como también es el caso de la Federación. En este sentido, se confiesa que «estamos contentos», entre otros motivos porque se han incluido «parte de las medidas que habíamos solicitado», destaca.

Navarro manifiesta que existía la necesidad de una actuación pública debido «a la desindustrialización que se había sufrido y por la pérdida tanto de empleo como de población». Además, para la presidenta de FAE, las medidas no solo se tienen que entender para captar nuevas firmas, sino también para mantener las que están ubicadas ya que «por desgracia» las administraciones se suelen olvidar de ellas.

Por parte de los dos sindicatos mayoritarios, desde CCOO y UGT, se indica que este plan es un «hecho importante», confiesa el secretario comarcal de Comisiones, Paco González. Por su parte, Itziar San Coloma, secretaria ejecutiva comarcal de UGT destaca que su «valoración es muy positiva», aunque se señala que no hay que dormirse «en su desarrollo y cumplimiento efectivo».

En esta misma línea, en plasmarlo en la realidad, desde la entidad cameral, se explica que «ahora estamos más en la buena línea que hasta ahora y creo que vamos a ver resultados», desea Escobillas, al margen de que la situación no sigue siendo óptima en cuanto a la recuperación. «No vamos a echar las campanas al vuelo. Queda mucho y va a costar un montón», explica el presidente de la Cámara de Comercio.

Puntos de mejora

Para consolidar la mejoría, hay otros puntos, que se señalan en el propio plan, como necesarios para fortalecer la recuperación. Uno de ellos es la conexión ferroviaria de Ircio Actividades. «El ferrocarril es importante, pero hay tantas cosas que lo son y que están atrasadas», lamenta Escobillas.

Para la presidenta de la FAE, al margen de esta reivindicación que se recoge en el documento, se debe de seguir «dando facilidades para el crecimientos, la instalación y la creación de empleo». Un desarrollo del tejido industrial para reducir el paro, pero que también sirva para incentivar el consumo puesto que desde el sector comercial «se quejan porque no es lo que era antes», resalta Navarro, mostrando las consecuencias que se esperan con este plan de reindustrialización.

En cuanto a las deficiencias que se ven desde la FAE, su presidenta explica que por su parte se solicitó una línea de «ayudas especiales, como se han podido recibir en la zona de la cuenca minera». «No olvidemos que la pérdida de empleo en Miranda ha sido muy elevada», justifica Navarro, para que este tipo de reivindicaciones hubiesen entrado dentro de las medidas impulsadas desde Valladolid. En cualquier caso, ahora toca «seguir reivindicando las ventajas, no solo como núcleo geoestratégico, sino como una zona donde hay un gran número de profesionales y de empresas con conocimientos», manifiesta.

Por otra parte, los sindicatos también echan en falta algunas medidas. Desde CCOO se pone un pero y es que las ayudas públicas se ofrecen «sin ninguna garantía en el empleo, ni de cantidad, ni calidad, ni de ningún tipo». Una crítica por ayudar a las empresas sin que estas se comprometan a una «responsabilidad social», entre otros motivos, porque se beneficiarán de las ventajas que concede la administración pública.

Además, González también destaca que el plan tendría que haber potenciado los centros públicos de formación profesional, lo que había hecho que la ciudad fuera más fuerte, a la hora de captar empresas por la mano de obra. Todo sin olvidar las necesidades en las infraestucturas.

Por parte de UGT, se apunta a la «financiación, con más medios económicos y de manera paralela e indispensable se hace necesario mejorar el capítulo ligado a las infraestructuras». Junto a esto, se pide mejorar en el grado de coordinación entre las diversas administraciones para «que Miranda sea de nuevo el enclave industrial que nunca debió dejar de ser», zanja Santa Coloma.

El CTM espera que con este paso se consolide su posición

. Al margen de los incentivos para las empresas que quieran aumentar su actividad o instalarse en Miranda, el plan marcado por la Junta también deja un papel relevante para el Centro Tecnológico Mirandés (CTM). En el documento se habla apoyar este espacio de investigación «para desarrollar capacidades científico-tecnológicas en aspectos relacionados con materiales, componentes con aplicación industrial, nuevos métodos de manufactura, economía circular y valorización, y recuperación de recursos endógenos».

En este sentido, Juan José García, director del CTM, confiesa que este es el resultado de un proyecto presentado en el mes de julio a la Junta de Castilla y León, para mejorar el «posicionamiento» del centro. Un primer paso, el destacar dentro de la comunidad, para hacerlo el día de mañana en el ámbito nacional «y poder conseguir más proyectos europeos», destaca García.

En la actualidad, el director del CTM aclara que se cuentan con varias líneas de trabajo «desde tecnologías ambientales hasta la parte de materiales plásticos y la parte de ingeniería de software». Junto a todos estos campos «ahora mismo se estarían planteando una nueva, relacionada con la parte de recubrimientos y en concreto por la tecnología de proyección térmica de plasma».

Un desarrollo con el que se busca un fortalecimiento que guardaría relación con sectores como «automoción y aeronáutico», apunta García. Para esto irá la inversión que se ha conseguido, «para dar soporte a las empresas» y poder cumplir el objetivo del centro que es ser «un polo de atracción empresarial». El director explica que el CTM ha seguido creciendo «incluso en los años complicados», con una inversión potente en 2010, que ahora se completará con este plan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos