La Junta espera completar las 32 plazas del programa ‘En mi casa’ esta misma semana

La Residencia Mixta ya cuenta con este nuevo servicio puesto en marcha por la Junta de Castilla y León. /Avelino Gómez
La Residencia Mixta ya cuenta con este nuevo servicio puesto en marcha por la Junta de Castilla y León. / Avelino Gómez

El nuevo servicio de la Residencia Mixta cuenta con el 50% de los usuarios y la plantilla denuncia los primeros problemas

ÓSCAR CASADO

No es la instalación o el servicio que más tiempo ha tenido que esperar en la ciudad, aunque también ha contado como no podía ser de otra manera con su dosis de suspense. Las dos unidad de convivencia para desarrollar el programa ‘En mi casa’ dentro de la Residencia Mixta ya están listas. Esto significa que están en funcionamiento, no al cien por cien, pero los primeros usuarios ya se han instalado en una de ellas.

«Esta operativa», fueron las palabras del delegado de la Junta en Burgos, Baudilio Fernández-Mardomingo. Una manera poco pomposa de anunciar el fin de «una obra largamente esperada por todos. No solamente por los usuarios, ni por los trabajadores, ni por los mirandeses. Sino también por mí», expresó el delegado regional en la provincia.

Fernández-Mardomingo resaltó también que la puesta en marcha definitiva es algo que ha costado más de lo que se esperaba puesto que «es algo que se atascó con dificultades administrativas». Una línea en la que añadió que otros de los inconvenientes que se han tenido que sortear es «la relación de los puestos de trabajo, en los que hemos tenido negociaciones con el sindicato y al final hemos podido contratar a la gente», confesó.

Por lo tanto, ya con los primeros inquilinos instalados, se espera que este mismo mes se haga una acto con su debida importancia, cuya fecha está todavía por determinar, aunque esta misma semana se espera que se complete el cien por cien de los usuarios, que se pueden beneficiar de las dos unidades de convivencia. Un servicio que en un principio se basa en que los residentes tengan una mayor autonomía, con unas instalaciones adaptadas a las necesidades de los nuevos vecinos en el centro de Callejonda.

En cualquier caso, la primera de las unidades se empezó a llenar el pasado 19 de febrero por lo que ya son 16 las personas que están dentro de este nuevo programa en la ciudad. Un número que se espera duplicar a lo largo de esta misma semana para alcanzar el cien por cien de ocupación, con las 32 plazas planteadas.

Desde los responsables de la Junta se reconoce que «el personal de referencia son «las auxiliares de enfermería» que son las profesionales que sustentarán el centro, aunque aquí es donde ya se han detectado los primeros problemas en el funcionamiento del programa ‘En mi casa’.

Las reivindicaciones que se lanzan desde la plantilla no son nuevas, puesto que en las fases iniciales, en el proceso de planificación, ya se denunció por su parte que las dos unidades de convivencia se querían instalar sin el personal necesario. «Es cierto que hay mucho revuelo en la residencia», explica, María Ruiz trabajadora y representante de Comisiones Obreras.

13 auxiliares

Por el momento, los usuarios que han pasada a formar parte del nuevo programa estarán atendidos por quince auxiliares de enfermería. Un número que en las contrataciones se reduce a 13 desde Comisiones Obreras, puesto que dos los puestos «se quitan de la zona de asistidos», denuncia Ruiz, que explica que a pesar de que tan solo está una de las zonas abiertas ya se detectan los primeros problemas.

A pesar de los inconvenientes iniciales, las dudas de verdad llegarán cuando estén las 32 personas instaladas «y la residencia empiece con su dinámica habitual», recuerda Ruiz en cuanto a permisos, bajas y demás imprevistos ya que se «abre de una manera muy deficitaria».

Además, también se vuelve a indicar que faltan otros puestos como pueden ser de enfermería o de fisioterapeuta. En cuanto al personal de servicios, Ruiz destaca que se ha contratado ahora después de cuatro años sin cubrirse las plazas en la Residencia Mixta. Empleados de limpieza o del comedor que por el momento en el turno de tarde ya se ha detectado que faltan porque hay «siete comedores con seis personas de servicio». Un déficit que se tiene miedo que se agrave cuando las dos unidades de convivencia estén al completo.

Por otra parte, Ruiz indica que de momento lo que se ha hecho por parte de los responsables es «trasladar usuarios de mejor perfil de los que había en la casa».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos