Los hosteleros esperan la consolidación de las txosnas

Se espera que la presencia de público sea, al menos la misma, que el año pasado./ A. GÓMEZ
Se espera que la presencia de público sea, al menos la misma, que el año pasado. / A. GÓMEZ

La calle Cantabria volverá a ser el lugar escogido para una iniciativa que se recuperó el año pasado

O. CASADO

En 2016 fue un iniciativa que se recuperó gracias al empuje del Consistorio y sobre todo de la mano de algunos hosteleros. Una vuelta a la calle que tuvo una buena respuesta por parte del público, y en esta segunda ocasión tras el regreso, los organizadores esperan que sea un año en el que las txosnas se consoliden dentro de actividades festivas.

Un deseo que se empezará a ver si puede hacerse realidad desde esta tarde a partir de las 20.00 horas, momento en el que empezarán a funcionar las barras. El movimiento se mantendrá hasta la noche del lunes, puesto que tratarán de ser un reclamo hasta las primeras horas del martes, cuando de madrugada se ponga punto y final.

«El año pasado quedamos contentos», confiesa Pepe Rey, uno de los que tendrá presencia en la calle Cantabria, y que afirma que el objetivo para este 2017 es «intentar consolidarlas». Algo, el llegar para quedarse, que como explica Rey es la parte difícil, puesto que ya no se cuenta con el efecto de la novedad, que hace que «la gente acuda más».

Para tratar de conseguir el resultado esperado, el número será el mismo, con ocho establecimientos instalados. No será lo único que se repita puesto que como aclara Rey: «Queremos hacer las cosas igual que el año pasado». En esta línea, uno de los puntos en los que se apoyan los establecimientos serán los precios populares.

Pero no será el único reclamo, ya que otro tendrá que ver con la música. Y es que pese a estar instalados junto al escenario donde se desarrollarán algunos de los conciertos más esperados dentro del programa festivo, por su parte se ha querido apostar por «los grupos de música de Mirada» que también tendrán su espacio en este punto de la ciudad.

Una iniciativa que en definitiva buscará consolidarse y en la que un año más, Rey aclara que también ha jugado un papel importante el Ayuntamiento, ya que «ellos nos han llamado, nos han facilitado muchas cosas como el montaje de las txosnas, la luz o el agua que te exige sanidad». En este sentido, Rey explica que todos son puntos que se ceden desde el Consistorio, aunque «en contraprestación este año hemos pagado un concierto».

Esfuerzo

Una colaboración sin la que nos sería posible la instalación puesto que para los hosteleros supone un esfuerzo. Y es que al margen de pagar los conciertos propios «hay que contratar más gente y abandonamos un poco nuestros locales», indica Rey, para explicar el esfuerzo que supone mantener viva esta tradición a la que se volvió en el 2016.

En cualquier caso, Rey señala que lo que se busca con este esfuerzo es conseguir que las fiestas crezcan «de cara al exterior, para que venga gente de fuera». Esta es una intención en la que desde la organización se pone mucho énfasis para que estos días la ciudad sea atractiva, igual que puede suceder para gente de Miranda cuando es el turno de «Vitoria o Logroño», apunta Rey ante esta nueva edición.

Fotos

Vídeos