La historia y la economía no solo se aprende en el aula

Alumnos, en su peculiar jornada de la evolución del comercio./ A. GÓMEZ
Alumnos, en su peculiar jornada de la evolución del comercio. / A. GÓMEZ

Alumnos del IES Montes Obarenes conocen la evolución del comercio desde la Edad Media hasta las cooperativas

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

Las barreras de las aulas y la tiranía del encerado cada vez son factores que tienen un papel menos dominante. Centros y profesores ponen mucho interés en tratar de motivar a sus alumnos, con métodos diferentes, pero siempre con el objetivo de enseñar y de formar. Este es el reto, que se persigue y en el IES Montes Obarenes se vivió en la jornada de ayer uno de esos días en los que este cambio de modelo se hace visible.

En este caso, los protagonistas fueron alumnos de 2º y de 3º de la ESO que vivieron una jornada en la que pudieron mostrar el trabajo que han ido realizando en esta última parte del curso, dentro de las asignaturas de Historia y de Economía. Entre ambos, aunque casi de una manera casual porque las dos ideas nacieron por separado, se disfrutó de una jornada en la que se mostró la evolución del comercio desde la Edad Media hasta el momento en el que surgieron otras formas de organización, como son las cooperativas.

Los de segundo pusieron la dosis histórica puesto que dentro de esta asignatura les tocaba aprender cómo se organizaban los gremios en la Edad Media. «Les cuesta mucho contextualizar esa época porque son muy ajenos a ello», destacó Sonia Rubial, que es la profesora de Historia que organizó con sus alumnos su peculiar mercado medieval.

La otra parte de esta jornada de evolución del comercio la puso la asignatura de Economía con alumnos de 3º de ESO. En su caso se trataba de un proyecto incluido dentro del programa 'Planea Emprendedores' de la Fundación Caja de Burgos. En este contexto, su práctica consistió en que los alumnos formaran cooperativas y ayer pusieron a la venta los productos que han elaborado, dentro de la evolución del comercio con el que se unificaron ambos proyectos.

Sobre el interés que puede levantar este tipo de métodos, Rubial destaca que «todo lo que no sea estar sentado en un aula lo viven y lo disfrutan mucho mejor». Además, también señaló que de esta forma, por parte del profesorado, se tiene que profundizar mucho más, y por otra parte, los alumnos «aprenden a trabajar en equipo» por lo que para ellos es «muy enriquecedor», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos