Fuerzan la entrada del bar de La Laguna

Interior del establecimiento donde accedieron los intrusos y detalle de la puerta forzada./ A. GÓMEZ
Interior del establecimiento donde accedieron los intrusos y detalle de la puerta forzada. / A. GÓMEZ

La Cofradía de San Juan del Monte estudia reforzar la seguridad con nuevas puertas y cerraduras

CRISTINA ORTIZ

Mes y medio han respetado ‘los amigos de lo ajeno’ el bar de La Laguna de San Juan del Monte. Los responsables del Suite Café, establecimiento que el 3 de septiembre asumió la reapertura del local, se encontraron la puerta forzada el pasado fin semana cuando acudieron a subir la persiana para comenzar una nueva jornada de actividad dominical. También el candado de un pequeño almacén interior estaba roto. Unos desperfectos que no impidieron que se trabajara más o menos con normalidad, ya que prácticamente todo lo que necesitan se sube cada jornada.

Sí que echaron en falta varias cajas de leche, huevos, alguna botella de licor y una bombona de butano. Poco más había que llevarse. También encontraron varios platos rotos, pero afortunadamente quien entrara no tocó el mobiliario, armarios y mostrador. El daño más que económico es moral, tanto para quienes acaban de asumir la gestión de un establecimiento con el que están muy contentos, dada «la buena acogida que estamos teniendo. Sube mucha gente»; y como para la propia Cofradía, empeñada en los últimos años en que el bar volviera a dar servicio a los que acuden a disfrutar de esa zona del monte domingos y festivos.

Ahora, tras cotejar los daños, toca presentar una denuncia en la comisaría y dar parte al seguro; además de valorar medidas que permitan reforzar la seguridad, aunque ello implique un desembolso económico que la entidad sanjuanera no tenía previsto. «Lo que se han llevado no tiene mucho valor, pero hace mucho daño», lamentó Álvaro de Gracia, el presidente de la Cofradía, colectivo titular del inmueble y al que le toca, por tanto, valorar la instalación de unas puertas más resistentes y difíciles de forzar.

«Con la ilusión que habíamos desplegado en los últimos meses para abrir el bar y que La Laguna volviera a ser lo que era los domingos, un lugar con animación y bullicio, es lamentable que nos encontremos con estas cosas», asumió De Gracia, consciente además de que llueve sobre mojado, ya que son varios los robos e intentos de ellos que se han venido sucediendo. «La gente no respeta nada. Los actos incívicos se repiten una vez más en el monte».

Ya en las semanas previas a la apertura, miembros de la junta directiva se encontraron que la puerta del bar estaba abierta y sujeta con una alambre, «pero afortunadamente, al igual que ahora, tampoco se registraron daños en el interior». También un meses atrás alguien intentó acceder por la fuerza al almacén que la propia Cofradía tiene en La Laguna, forzando una puerta de acero que «es prácticamente imposible abrirla sin las llaves». Igualmente intentaron acceder por la ventana. Un hecho que, recordó, se suma a los robos que han sufrido en los últimos tiempos cuadrillas como El Humo y Los Silenciosos, entre otras.

De ahí que no dude el presidente en hacer un llamamiento a todos los mirandeses y sanjuaneros para que ante cualquier actuación que consideren sospechosa en las instalaciones del monte avisen a la policía. Y es que «lo peor es la impotencia de no saber cómo evitarlo en el futuro», concluyó.

Fotos

Vídeos