La espera para ser operado en el Santiago Apóstol se reduce a una media de 64 días

En el último trimestre la espera se ha reducido en 16 días./Avelino Gómez
En el último trimestre la espera se ha reducido en 16 días. / Avelino Gómez

El descenso en el último trimestre del año es de 16 días con respecto al período entre julio y septiembre, cuando se precisaban 80 días

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Cuando alguien precisa de una intervención quirúrgica para recuperar la salud, es difícil pensar que considere como un dato positivo que el tiempo entre el diagnóstico sobre la necesidad de pasar por el quirófano y la operación sea de más de tres meses; concretamente en estos momentos la espera media es de 64 días.

Aun así desde la consejería de Sanidad así se entiende al tenerse en cuenta que en el último trimestre de 2017 la demora ha descendido en el Hospital Comarcal Santiago Apóstol en 16 jornadas. Los pacientes que entre julio y septiembre se encontraban en esa situación soportaban una espera que alcanzaba los 80.

Esos son los datos con los que se manejan los facultativos del centro hospitalario de la ciudad, que son mejores que los que se computan en el conjunto de Castilla y León.

Desde la consejería apuntan también que en los últimos 365 días la evolución de la espera media en los distintos hospitales públicos de Castilla y León ha sido en su mayoría muy positiva y ya once de ellos se encuentran con una demora media inferior a los 70 días. Destacan cifras como la del Complejo Asistencial de Palencia, con 34 días de demora media, o el Complejo Asistencial de Ávila, con 48, así como  los complejos asistenciales de Soria y Zamora, con 49 días cada uno.

La media se obtiene extrapolando los datos de los tres estadios de prioridad, y en ese sentido en Miranda los casos más graves, los que requerían de atención en un período menos a los 30 días fueron en el último trimestre del pasado año, 11 y todos los pacientes pasaron por el quirófano en el tiempo recomendable, siendo la demora media de diez días.

Entre los pacientes con patologías consideradas como de prioridad 2 la espera media alcanzó las 33 jornadas. En estos casos la demora establecida está en noventa días. De los 54 pacientes ingresados en el hospital de la ciudad, todos recibieron la atención que precisaban antes de los tres meses.

Las patologías consideradas como menos graves tienen estipulado como período máximo recomendable ciento ochenta días, y el en Santiago Apóstol fueron calificadas como de prioridad 3 las que sufrían 475 personas. De las 472 pasaron por el quirófano antes de que se cumplieran esos seis meses y el tiempo medio de demora fue de 69 jornada. Hubo, eso sí, tres pacientes que fueron operados después de que pasaran los ciento ochenta días.

El centro sanitario mirandés se encuentra por lo tanto en lo que desde la Consejería puede entenderse como un buen ratio dentro da la atención quirúrgica en el conjunto de los hospitales públicos de Castilla y León.

Traumatología

En los quirófanos se llevan a cabo intervenciones para afecciones de diferentes patologías, y son los atendidos por los especialistas en traumatología los que deben soportar unos tiempos de espera más largos.

De los 540 casos el 37,9% fueron derivados desde ese servicio y aunque la mayoría, 140, fueron operados antes de que se cumplieran los tres meses desde el diagnóstico, los otros 64 vieron solucionados sus problemas más tarde. La media de demora se quedó en los 78 días.

En la parte contraria de la balanza se contabilizan las pacientes de ginecología. De las 17 que tuvieron que ser intervenidas quirúrgicamente todas los fueron antes de los noventa días y el tiempo medio de espera fue de 27.

El segundo grupo de pacientes más numeroso fue en el último trimestre de 2017 el atendido por el servicio de oftalmología, y las 23 personas operadas se encontraron con una demora media de 56 jornadas.

El tiempo medio, los 64 días fueron precisamente los mismo que tuvieron que esperar los intervenidos por los especialistas de cirugía general y del aparato digestivo.

En las estadísticas también se contemplan las demoras sufridas por los pacientes de otorrinolaringología y Urología. En su caso el paso por el quirófano se produjo en circunstancias muy similares ya que pasaron 42 y 40 días respectivamente para los 26 y 25 afectados en cada una de las dos especialidades.

En el conjunto de Castilla y León a 31 de diciembre de 2017, había 24.495 personas esperando una intervención quirúrgica. Las peores estadísticas se registran y mantienen en Salamanca, donde los pacientes de prioridad 3, los casos menos graves soportan una demora media de 128 días.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos