Un Día de El Ermitaño para el recuerdo

Carolina, hija de ‘Cherry’, leyó la inscripción escrita en la placa que la familia recibió de la Cofradía de San Juan del Monte ./Avelino Gómez
Carolina, hija de ‘Cherry’, leyó la inscripción escrita en la placa que la familia recibió de la Cofradía de San Juan del Monte . / Avelino Gómez

La más íntima de las jornadas sanjuaneras se convirtió en un sentido y merecido homenaje a Esteban García ‘Cherry’

MARÍA ÁNGELES CRESPO

Llegó el primer domingo de septiembre y todos los sanjuaneros que disfrutan, además de con la fiesta con todos los actos relacionados con San Juan, sabían que tenían una cita con El Ermitaño. Este año la tradicional y más intima jornadas acabó convirtiéndose en un día para el recuerdo en su más amplio sentido.

De antemano todos los habituales sabían que ayer no se iba a poder contar con la presencia de uno de los incondicionales, ese que tenía por lema lo de ‘Mirandés y sanjuanero, lo segundo es lo primero’, sí, se iba a notar la ausencia de Esteban García, de ‘Cherry’. Era inevitable pero la Cofradía hizo que todos los presentes percibieran que de algún modo estaba allí. Al lado del altar en el que se ofició la misa estaba el bombo, ese símbolo de la Orden que él fundó.

Tras el acto religioso, misa cantada por el Orfeón Mirandés y seguida un año más por cientos de mirandeses que no olvidaron ponerse el pañuelo azul imprescindible en esta fecha, llegó el momento del homenaje.; un reconocimiento que se hizo a su familia; a su esposa Rosa, sus hijos María Rosa, Carolina y Esteban Augusto (todos presentes, además de su hermano y otros familiares). Se proyecto un vídeo con imágenes de momentos sanjuaneros con ‘Cherry’ como protagonista mientras Carlos Miguel interpretaba música sanjuanera con la trompa.

Y después fue cuando el presidente de la Cofradía, Álvaro de Gracia, el de Los del Santo, Benito Pobes, el de la Orden del Bombo, José Ignacio Pérez, y la alcaldesa, Aitana Hernando, se dirigieron a todos para recordar al gran ausente.

Se habló de su infancia, de su vida, de sus logros para engrandecer la fiesta sanjuanera, y se recordó, ante todo su personalidad. Quienes lo evocaron lo hicieron con emoción y sincero agradecimiento, se percibía.

Y no cabe duda de que su familia volvió a sentir la satisfacción de saber que en Miranda y en San Juan siempre habrá un antes y un después del 25 de julio de este año. De agradecer el cariño demostrado hacia ‘Cherry’ desde que falta, se encargó una de sus hijas, Carolina, que también ayer se colocó el pañuelo rojo sanjuanero cuando junto a su madre recibió la placa que les entregó el presidente de la Cofradía.

Cabe pensar que para la familia la jornada fue intensa, pero aun así pidieron a todos que disfrutaran del Día de El Ermitaño, «como lo haría él».

A disfrutar

Lo hicieron los cientos de mirandeses que no quisieron faltar a la cita en la que nada más acabar la misa y el homenaje se inició el tradicional reparto de bollos ‘preñaos’. Para la ocasión se llevaron 1.300 unidades que fueron repartidas en poco tiempo en las inmediaciones del monumento a El Ermitaño.

Era un pequeño tentempié que tuvo después continuación para muchos en La Laguna. Allí se preparó una paella, concretamente 450 raciones. Los ingresos conseguidos servirán también en esta ocasión para ayudar a Cáritas.

Y no faltaron tampoco los que aprovecharon que ayer se reabrió el bar del paraje, tres años después de su cierre, para tomar algo en un lugar que venía siendo reclamado por los mirandeses que suben de modo habitual a lo largo de todo el año.

La puesta en funcionamiento del establecimiento fue otro de los actos centrales de la jornada. No se necesitó de inauguraciones oficiales, en cuanto se abrió la persiana empezaron a llegar clientes, pero lo que si se hizo por parte de la Cofradía fue un reconocimiento a los familiares de quien durante muchos años había regentado el bar que ayer volvió a funcionar.

Y cómo no, en un Día de El Ermitaño no faltó la música de la banda, siempre fiel a su cita, ni tampoco se olvidaron las actividades para los más pequeños. Se colocó un hinchable y ya antes de que adquiriera forma la cola que formaba la chavalería era larga. Ellos de lo que tenían ganas era de pasárselo bien con sus cosas, y vaya si lo hicieron.

Satisfacción

El paraje está hoy como se conoce gracias al trabajo de muchos, y tanto el presidente de la Cofradía, como la alcaldesa quisieron recordar que en buena parte por el empeño de ‘Cherry’. Recordaron los dos que «hubo un tiempo en el que estuvo muy enfadado con el Ayuntamiento por el plan especial. Hubo polémica, que ya ha desaparecido y ahora tenemos esto como está gracias él», explicó Álvaro de Gracia. Aitana Hernando hizo hincapié en esa circunstancia y apuntó que «siempre que viene gente de fuera la traigo aquí para que vean la joya que tenemos».

Fue un día muy satisfactorio para todos, ayudó el clima, por supuesto, y el presidente anunció que «aunque en el monte no va a ver, por ahora, más intervenciones, en las próximas fiestas habrá sorpresas. Se potenciará el concurso de charangas, que durará dos días». En definitiva, nadie se olvida de San Juan.

Fotos

Vídeos