Las disciplinas urbanas ven la luz del día

El mural colectivo se terminó por la tarde gracias a la participación de nueve grafiteros./ O. C.
El mural colectivo se terminó por la tarde gracias a la participación de nueve grafiteros. / O. C.

Construyendo mi futuro organiza la jornada Urban Cofu para dar espacio a disciplinas como el grafiti o el 'freestyle'

Óscar Casado
ÓSCAR CASADO

Dar espacio, visibilidad y también una opción de ocio diferente a los jóvenes de la ciudad. Con estos objetivos se desarrolló en la jornada de ayer una actividad promovida por los jóvenes de Construyendo mi Futuro (COFU) como fue la primera edición de Urban Cofu. Una idea con la que desde el colectivo se trató de dar una alternativa diferente, una vía de escape para los jóvenes mirandeses. Para ello, echaron mano de disciplinas como el grafiti o el freestyle en las batallas de gallos.

Nagore Arce es parte de COFU y explicaba, mientras terminaban el mural, que desde la organización estaban «muy contentos sobre todo con el mural colectivo que ha quedado estupendamente». Seguramente el grafiti, pese a que no se consiguió captar a gente para pintar toda la lateral de la Fábrica de Tornillos, fue una de las estrellas de la jornada. Al menos no quedaba duda de que la pintura de veinte metros por 2,5 de alto fue una de las apuestas de la jornada que terminó siendo sin duda una de las ganadoras.

Para su confección participaron nueve grafiteros, de los cuales cinco eran de Burgos y cuatro de Miranda. Todos ellos tenían que encuadrar una «temática musical, en la que cada artista ha hecho su obra y entre todos la hemos integrado dentro de la palabra Miranda de Ebro», explicaba, Esteban Espinosa, de Tinte Rosa, que colaboró en la organización del mural.

La idea, como explica Espinosa, era que se pintara toda la lateral de la Fábrica pero se terminó pintando en unos tablones que por el momento se desconoce dónde se ubicarán «pero algún uso va a tener», defendía. Lo que sí que explicó Espinosa fue que de esta manera se demostraba que este tipo de actividades pueden adecentar la ciudad y no solo ensuciarla.

Pero independientemente del número, del objetivo o de la respuesta de la calle, en esta primera edición Arce confesaba que el reto principal, el dar alternativa a los jóvenes, se consiguió dando «jornadas de ocio alternativo que es lo primero y luego para que tengan cosas que hacer y que vengan a disfrutar», indicó.

Música

Otro punto fuerte estuvo en la música que se movió a golpe de rap, desde las seis hasta la una de la madrugada cuando acabaron las actividades previstas. «El grupo de La Locomotora ha organizado todo el tema de las batallas y tenemos una de menores con ocho chicos y luego la de adultos que son doce», explicaba Arce. Al margen del espacio para la improvisación, desde COFU se añadió que la programación contaba con conciertos con la participación de gente de «Zaragoza y de Vitoria».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos