El Congreso cierra filas en apoyo a la plantilla de Siemens Gamesa en Miranda

El Congreso cierra filas en apoyo a la plantilla de Siemens Gamesa en Miranda

PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos Unidos acuerdan una Proposición No de Ley para pedir al Gobierno que intervenga para revertir el cierre

CRISTINA ORTIZ/AGENCIAS

Si las decisiones «las toman los de arriba habrá que hablar con ellos»; ya sea en Europa o en Madrid. Allí ayer representantes de PP, PSOE, Ciudadanos y Podemos acordaron un texto conjunto de «rechazo» al cierre de la planta de Siemens Gamesa en Miranda y de «apoyo a los trabajadores», que servirá para instar al Gobierno central a que «se dirija directamente a la empresa para revertir esta situación y ponga en valor los ofrecimientos del Ayuntamiento y la Fundación Anclaje».

Así lo explicó la diputada socialista, Esther Peña, al término de un encuentro que consiguió poner de acuerdo a todos los representantes políticos de la provincia en Madrid. La de ayer fue «la primera vez que en esta legislatura que todos firmamos una proposición conjunta sobre una situación que ocurre en Burgos».

Y es que entiende que hay un cansancio generalizado sobre el hecho de que «grandes empresas vengan y nos deslocalicen del territorio, que es lo que ha sucedido». Un problema sobre el que también puso el foco el senador Ander Gil, que teme que la decisión de cierre en Miranda sea solo «la punta de lanza» de una reestructuración del sector «a mayor escala» y con consecuencias negativas para la ocupación. «No podemos estar hablando de combatir la despoblación, de cambiar el modelo productivo y de crear empleos de calidad, y consentir, al mismo tiempo, que se deslocalicen empresas de sectores estratégicos para la provincia y para el país».

Más incisiva aún se mostró tras el encuentro la alcaldesa de la ciudad, Aitana Hernando, que no dudó en advertir a Siemens Gamesa de que «ni piense por un solo momento que va a tener paz social en este aspecto, porque es una vergüenza lo que quieren hacer en Miranda, después de tener una plantilla que lo ha dado todo permitiéndoles obtener grandes beneficios y resultados».

Otras alternativas

Un apoyo unánime que agradeció el comité de empresa al tiempo que ponía de relieve «la viabilidad» de la fábrica. «Creemos que hay otras vías, otras alternativas para mantener esos 134 empleos, esas 134 familias, en Miranda», incidió Aitor Balanzategui.

Un mensaje que el PSOE se comprometió a llevar también al Senado y a las instituciones europeas a través de su eurodiputada Iratxe García. «Vamos a poner en marcha la iniciativa que sea más viable», aseguró Peña.

Por otro lado, el presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, tras anunciar que ayer mismo había recibido la confirmación por escrito de Siemens Gamesa sobre el cierre de la planta de Miranda, descartó realizar cualquier tipo de boicot hacia la multinacional. Una decisión que sustentó en el hecho de que la multinacional tenga la exclusividad de determinada tecnología sanitaria referente internacional y por la existencia de otras tres plantas más en la región.

Algo que le llevó a advertir que «no hay que frivolizar», puesto que la administración «también piensa en el futuro de esos trabajadores», para que «no nos ocurra con carácter sorprendente lo que en Miranda», tal y como declaró tras una visita a una empresa en Zamora.

Pero, al mismo tiempo, insistió en que si el argumento para abandonar la ciudad es «la falta de competitividad, la solución no pasa por el cierre, sino por mejorarla con todas las ayudas que la Junta ha ofrecido».

Aún así, basándose en las declaraciones de la empresa, la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo, ve «muy difícil» otra opción industrial para la sede de Miranda, aunque aseguró que el Gobierno regional «sigue insistiendo» porque se trata de «una gran compañía» y, por tanto, podría «haber alternativa» para la planta «no necesariamente con la fabricación de palas eólicas».

Todas estas reuniones y manifestaciones coincidieron con el anuncio ayer de que Siemens Gamesa ha sido elegida por el grupo danés Ørsted como suministrador exclusivo de aerogeneradores para el parque eólico marino Hornsea Project Two, en aguas inglesas, que cuando entre en funcionamiento será el mayor del mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos