Las 8 citas de ‘Los Viernes del Castillo’ han reunido a unos 4.300 espectadores

Con Vocal Tempo, actuación en la que se colocaron sillas para los espectadores, se puso el punto y final a ‘Los Viernes del Castillo’.
Con Vocal Tempo, actuación en la que se colocaron sillas para los espectadores, se puso el punto y final a ‘Los Viernes del Castillo’. / Avelino Gómez

Para el concejal de Promoción Económica y Turismo «las expectativas se han cumplido»

MARÍA ÁNGELES CRESPO

El pasado viernes fue el último de este año en el que el castillo acogió un espectáculo musical veraniego. El telón de la propuesta de este año se cerró después de que sobre el escenario actuara el grupo Vocal Tempo.

Una vez finalizadas las actuaciones es cuando ha llegado el momento de hacer el balance de esta actividad organizada desde la concejalía de Promoción Económica y Turismo. A bote pronto la primera apreciación de su responsable, Miguel Ángel Adrián es que «un año más, puede decirse que las expectativas se han cumplido; en general la respuesta de los espectadores ha sido la que podíamos esperar».

Es lo que argumenta al constatar, según los datos de los que se dispone, que a los ocho conciertos han acudido en total alrededor de 4.300 personas, con una horquilla que se ha movido entre los 400 y los 900 espectadores según las propuestas.

En cuanto a la mayor o menos aceptación, quienes se convirtieron es los más vistos fueron Los 80 Principales. Su actuación fue el 11 de agosto; el mes en el que la afluencia de público ha sido superior a la que se registró en julio. Una circunstancia quizás relacionada con el hecho de que en este mes la climatología ha sido algo más favorable.

El tiempo en cualquier caso «ha acompañado. Sólo hubo que trasladar a la Fábrica el concierto de Gospel por la posibilidad de lluvia y, en Miranda poder celebrar siete de ocho al aire libre, no está nada mal», apunta Adrián.

Considera el concejal también que esta propuesta veraniega de ‘Los Viernes del Castillo’ se está consolidando gracias a que «intentamos que el programa sea atractivo para gente con gustos diversos. Hay música de diferentes estilos y eso permite que sean muchos los que en un momento u otro se sientan atraídos pos subir al castillo para pasar una noche entretenida».

En cuanto a las diferentes opciones musicales eso también se ha notado en el momento de organizar el espacio destinado a los espectadores. Ha habido tres conciertos en los que se han colocado sillas. Se instalaron el 7 de julio en la Fábrica de Tornillos para escuchar a ‘Gospel Friends’, el día 14 cuando la música que se escuchó fue un homenaje a Carlos Cano, y también se instalaron asientos (en todos los casos 200), en la última cita, la del pasado día 25 cuando sobre el escenario actuó el grupo Vocal Tempo.

«Hay ocasiones en las que el repertorio invita más a escuchar y en las que, además, el público potencial suele tener más edad. De ahí que se coloquen las sillas para que el público esté más cómodo. En otros conciertos de lo que se trata es de bailar, y en esos no se precisan las sillas, que lo único que harían sería quitar una buena parte de espacio para la gente».

La misma línea

Son ya varios los años en los que los viernes de los meses de julio y agosto son cita musical ineludible «y seguiremos con ellas, y seguiremos preparando un programa con música de todos los estilos para todas las edades y para todos los gustos. Yo creo que es bueno que sigamos en esa línea», argumenta Miguel Ángel Adrián, que considera que es precisamente esa conjunción es lo que hace «que al final tengan la aceptación que tienen».

Parece pues que desde el Ayuntamiento se tiene muy claro que «lo que funciona es bueno mantenerlo. Se harán algunas matizaciones probablemente en temas puntuales, pero de modo general la actividad será, en la próxima edición, similar a la que se ha podido ver este año».

«No habíamos previsto que nos quedaríamos sin bar»

Pese a la satisfacción mostrada por Miguel Ángel Adrián por la aceptación de los conciertos programados, reconoce que «este año la falta de un bar para que la gente tomara algo ha sido un problema», una carencia que puede incluso que haya hecho que algunos no se acercaran o que permanecieran en el lugar menos tiempo».

Viene a decir el concejal que en esta edición les ha pillado el toro. «Nunca habíamos tenido dificultades para que algún hostelero se encargara y este año, cuando llegó la fecha nos vimos sin ofertas. No habíamos previsto que eso pudiera ocurrir, así que para el año que viene lo subsanaremos y lo solventaremos con tiempo porque es un complemento que está muy bien para los conciertos».

Entiende que subir y bajar la mercancía «es una incomodidad», pero cree que «las ventas hacen rentable pones el establecimiento», así que «intentaremos buscar algún tipo de solución para que quien lo asuma no tenga dificultades». Se piensa por ejemplo «en algún tipo de contenedor que se pueda cerrar y permita guardar lo que van a usar sin tener que trasladarlo cada vez». Se mirará con el tiempo suficiente «para evitar sorpresas».

Fotos

Vídeos