Los apuntes en la agenda de este 2018

Ircio Actividades afronta en este 2018 un año decisivo para su desarrollo./Ávelino Gómez
Ircio Actividades afronta en este 2018 un año decisivo para su desarrollo. / Ávelino Gómez

Una vez pasada la Navidad, el año entra en un camino de normalidad en el que habrá que ir cubriendo los plazos para afrontar las inversiones y tareas pendientes, además de vigilar el cumplimiento por parte de terceros

ÓSCAR CASADO

Los Reyes Magos han pasado y con ellos las fiestas de Navidad. De esta forma, este 2018 entra en un camino de normalidad, con tareas pendientes por parte de la Administración local, que tendrá que ir cumpliendo pasos para entrar en el próximo 2019, un año electoral. Para eso queda mucho, aunque por este motivo, el presente 2018 también tiene su importancia.

Para empezar, y sin tener todavía los presupuestos municipales sobre la mesa, hay dos puntos que serán prioritarios y que dependen de los despachos del Ayuntamiento. El primero de ellos es la piscina climatizada, de la que de momento no se puede decir mucho, tan solo que su construcción está acompañada desde el comienzo por tambores de guerra por parte de la mayoría de los grupos de la oposición.

Lo que es cierto por el momento, es que este fue el proyecto estrella del programa con el que los socialistas se presentaron a las elecciones y, de momento, las obras no han empezado. Eso sí, en 2016 ya se incluyeron 950.000 euros en los presupuesto para ello, con una continuación en el 2017. Además, en la propuesta del equipo de gobierno para 2018 también existe una partida, por lo que se espera que las obras empiecen a construir esta nueva infraestructura en el Polideportivo durante 2018.

Junto a esta importante inversión, en el 2017 también destacaba la mejora del saneamiento de Orón. En este caso, el proyecto sí que ha ido cumpliendo pasos aunque se ha ido encontrando con trabas administrativas. La última piedra en el camino ha sido el desacuerdo con Sepes sobre el precio a pagar por el suelo que el Ayuntamiento expropio para acometer el proyecto.

En este sentido, la mejora para dejar de verter aguas residuales directamente al río Oroncillo parece que pasa por acudir a la Comisión Territorial de Valores de Burgos, tras no llegar a un acuerdo. El problema está en que tal y como confesó la alcaldesa, Aitana Hernando, el proceso se puede demorar otros cinco meses. Un tiempo de espera para una inversión en la que se estaba a punto de dictaminar qué empresa se encargaría de las obras, después de que los técnicos dictaminaran, que la vencedora en el concurso podía incurrir en baja desproporcionada. No obstante, al estar en un parón forzoso por el conflicto con Sepes, no se precisa de celeridad por esta parte.

Entre lo que se queda fuera para este año, todo hace indicar que está el proyecto cultural de la Plaza de Abastos, ya que no figura dentro de la primera propuesta socialista para los presupuestos. En esta línea, unas iniciativas salen y otras dan un paso al frente, como la instalación de una biblioteca en el antiguo colegio Cervantes. Una idea para la que los socialistas ya han planteado destinar 700.000 euros. Todo a falta de que se consiga la aprobación de los presupuestos, para lo que es necesario que el equipo de gobierno consiga un voto favorable de la oposición.

Al margen de las inversiones, el Consistorio tendrá que afrontar dos importantes renovaciones de contratos en este 2018: el servicio de limpieza viaria y de los autobuses urbanos. El primer aspecto dio un paso decisivo esta misma semana en el Pleno, al aprobarse por la mínima el nuevo pliego con el que se plantea un coste anual de 3,3 millones de euros. En este caso, el contrato finaliza tras dos prórrogas este 2018 por lo que se espera que este año haya un cambio en la condiciones que regulan este servicio.

En el caso de los urbanos, el pliego estaba listo en el 2017 por lo que parecía que del pasado año se solucionaría. No obstante, el anuncio de que el nuevo texto tenía que estar expuesto en el suplemento del Diario Oficial de la Unión Europea durante un año lo volvió a paralizar. Ese plazo acaba este 2018 y se espera que en el mes de abril se pueda retomar este aspecto pendiente.

Al margen de estos dos importantes contratos, habrá otros pliegos para renovar servicios, como la unificación del de teleasistencia y el de ayuda a domicilio o el nuevo de la perrera. Pero además también están pendientes de sacar otros que se arrastran de ejercicios anteriores como el de los bares del Polideportivo, que permanecen cerrados, o el del Pabellón C, en el Multifuncional, que lleva más de un año sin abrir.

Pendientes de terceros

Al margen de los asuntos que dependen de la Administración local, desde el Consistorio también se mantendrá la guardia alta con otros que también son trascendentes para la ciudad. Sin duda, uno de los más importantes es la publicación en el Boletín de Castilla y León del plan de reindustrialización planteado por la Junta.

Su aparición se esperaba para finales del 2017, pero de momento no se ha plasmado de forma oficial. Cuando lo haga, tal y como se informó desde la oficina de Miranda Empresa, se espera que veinte firmas compren el suelo que han reservado, para que puedan ir construyendo e instalándose a lo largo de 2018 y que se pueda traducir en puestos de trabajo en el 2019.

Al margen de este, otro de los focos informativos estará en la Nacional I y la liberalización de la AP-1 en noviembre de este año. Por el momento, el Ministerio no ha movido ficha definitiva, aunque desde el Consistorio, y por parte de los movimientos ciudadanos, ya se está presionando para acabar con el peaje.

Otro de los puntos que colearán en 2018 será la supresión por parte del Adif del paso a nivel de El Crucero. La última comunicación con el Administrador fue algo más positiva que las anteriores, aunque la propia alcaldesa afirmó que por ahora se mantendrá la denuncia por el incumplimiento del convenio firmado entre ambas entidades.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos