Afectos y agradecimientos por ser «un ejemplo positivo para la sociedad»

José Luis Solana recibe el León de Oro de la ciudad de manos de la alcaldesa./ AVELINO GÓMEZ
José Luis Solana recibe el León de Oro de la ciudad de manos de la alcaldesa. / AVELINO GÓMEZ

El homenaje a la persona y la trayectoria de José Luis Solana reúne a familia, empresarios, amigos e instituciones en un emotivo acto

Cristina Ortiz
CRISTINA ORTIZ

«Si es lo que quieres, lucha por ello hasta conseguirlo». Esta máxima, que dos de las hijas de José Luis Solana recordaron en su homenaje como uno de los consejos que más han agradecido siempre a su padre, ha guiado también la trayectoria del empresario mirandés, que, como apuntó su hermano Antonio, se inició en el mundo de los negocios con solo 14 años, echando una mano a un tío suyo en una tienda de ultramarinos de la que poco después, con 16, tomaría las riendas, para convertirla en una autoservicio moderno y con dedicación a una clientela que le consideraba uno más de la familia.

Su carácter «serio, responsable» y también paciente, son cualidades que, para su hermano, «le han hecho triunfar». Pero para él, lo mejor, sin duda, de José Luis Solana es que «es una muy buena persona». Algo que destacaron todos los que se animaron a tomar la palabra públicamente en un acto que reunió en el claustro del Monasterio de El Espino a más de un centenar de personas, de amigos.

Un encuentro que el homenajeado vivió con su habitual sonrisa, pero apuntando que, de haber sabido que se convertiría en protagonista de tan concurrido acto, «hubiera dicho que no, porque el reconocimiento me parece exagerado». Eso sí, una vez allí, rodeado de su familia, reconoció que «aunque esto me abruma, me lo estoy creyendo»

Y es que no escatimaron en elogios quienes a él se refirieron desde todos los ámbitos de su vida, incluido el de ejercer de mirandés. Ciudad de la que presume y a la que ha decidido dedicar uno de sus últimos proyectos, el de la recuperación del cerro de La Picota a través de la Fundación Galletas Coral.

Implicación, entre otras cosas, que le ha hecho merecedor del León de Oro que ayer recogió de manos de la alcaldesa, Aitana Hernando, quien no dudó en destacar «la ilusión» que ha puesto en una iniciativa destinada al disfrute de toda la ciudadanía.

Y es que si algo le pone Solana a todo aquello que emprende es «alma». Algo esencial para el presidente del colectivo Empresa Familiar, José Miguel Isidro, que alabó también su capacidad para «conjugar emociones y emprendimiento», algo nada fácil en el mundo de los negocios, pero que le ha servido para consolidar Galletas Coral, desde que asumiera las riendas en 1969.

En su «presente brillante y futuro prometedor» dentro del sector agroalimentario puso el acento la consejera de Economía, Pilar del Olmo, quien valoró especialmente el compromiso con su tierra y su acierto a la hora de gestionar la sucesión empresarial.

La nota más cercana y personal, la del amigo de décadas, al puso Ginés Clemente, que definió el de ayer como «un día grande» para «los que te queremos y admiramos». Sobre todo, por su vocación de servicio casi «patológica. Siempre está ahí para lo que haga falta», zanjó.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos