El Correo

Llega el momento de los chapuzones

Llega el momento de los chapuzones
  • Las piscinas municipales tienen todo preparado para que los bañistas disfruten de la época estival de la mejor manera

El calor llamó fuerte a la puerta hace unas semanas y ahora parece que se ha apagado. Pero volverá. Ése será el momento en el que las piscinas municipales se llenen de vida, de chapuzones, de carreras para entrar el primero en la piscina y también de ahogadillas, aunque solo para los más traviesos. Para otros será una oportunidad para poder refrescarse y sobrellevar las altas temperaturas de la mejor manera posible, tratando de disfrutar de lo bueno de esta época del año.

Pero como no podía ser de otra manera, para que todo salga sin sobresaltos en las instalaciones municipales trabajará un buen número de personas. En ellas recaerá la responsabilidad de que solo sea un lugar para disfrutar. En este sentido, el concejal de deportes, Alexander Jiménez, explica que esta semana, en concreto el miércoles, se incorporaron los últimos miembros de la plantilla de 24 personas: doce socorristas, nueve de servicios múltiples, un bibliotecario, un auxiliar de clínica y por último un administrativo.

Hasta llegar a este número, se han ido sumando de manera escalonada las personas que formarán parte del equipo de las piscinas. «El 30 de mayo se incorporaron tres personas a través del Ecyl», se apunta como las primeras que llegaron, aunque el responsable añade que a mediados de junio ya llegaron los primeros tres socorristas.

Una figura que en este 2017 ha tenido cambios, puesto que para esta campaña «lo hemos remunicipalizado», explica Jiménez, que pone de manifiesto que se ha querido contratar a través del Consistorio para «evitar lo que sucedía otros años» en los que los socorristas se conseguían a través de una empresa privada en la que trabajan más horas «y por un sueldo inferior al que recibirán ahora». En concreto, se indica que en esta campaña cobrarán «alrededor de los 1.100 euros» en turnos de cinco horas y media por jornada.

Para poder habilitar este mecanismo, el responsable municipal reconoce que han tenido que abrir en varias ocasiones las bolsas de contratación, para poder cumplir toda la plantilla. «La verdad es que hemos tenido un poco mala suerte porque una se nos quedó corta, hemos tenido que hacer ampliación y se nos volvió a quedar corta», aunque se espera que en esta última ventana se puedan cubrir todas las plazas.

En la actualidad, «hay diez», confiesa el Concejal, que explica que en cada una de las piscinas se tiene que contar con tres personas para ir rotando, en cada una de las cuatro piscinas municipales que se contabilizan: tres de las instalaciones del Polideportivo y la que se mantiene abierta en Ence.

Adelanto

En este 2017, las instalaciones se han habilitado al público antes de lo que se había hecho en los últimos años. Aún así, Jiménez confiesa que «hemos abierto mucho antes, aunque no hemos cumplido las fechas del ocho». Eso sí, pese al ligero retraso el responsable municipal se siente satisfecho por haber podido adelantar el inicio de la temporada. Además, también se indica que el cierre también se prolongará.

Un movimiento para afianzar las instalaciones municipales destinadas al verano que no sufren tanto la merma de usuarios. «Lo que se ha perdido estos últimos años son asociados pero no tiene nada que ver con la temporada estival», señala Jiménez, que apunta a que en esta época del año las piscinas siguen manteniendo o ampliando el número de bañistas «con carné, con bono o con entradas», resalta.

De hecho, a consecuencia de la gran cantidad de personas que acuden, sobre todo en los días de mucho calor, a final de la campaña del 2016 ya se contrató seguridad privada. Fue a partir de incidente y las conclusiones fueron positivas por lo que este año se ha vuelto a realizar. Jiménez explica que esta medida está encaminada evitar posibles robos, accesos ilegales o situaciones comprometidas para los socorristas, ya que lo que se busca es «evitar un enfrentamiento», destaca el concejal.

Por este motivo el procedimiento es claro y en él, los socorristas tienen unas funciones limitadas, en las que entra «recriminar las cosas que consideren». A partir de ese momento si las personas a las que se lo dicen no entran en razón lo que tienen que hacer es «llamar al de seguridad, que en caso de que tampoco hagan caso tienen que reclamar a la policía», advierte Jiménez.

Por último, uno de los aspectos que están de actualidad es el mantenimiento de la concesión del bar, cuya gestión ya ha sido denunciada por el Consistorio que incluso retiró la fianza del contrato. En este sentido, el responsable municipal se muestra cauto, aunque sí que indica que es un tema que se modificará. Esto sucederá en principio una vez finalice la temporada, cuando acaba el periodo de la adjudicación.

De momento «los contratistas tienen hasta octubre», indica el concejal, que destaca que ya se está trabajando en el nuevo pliego, en el que se incluirá tanto el de las piscinas como el del Pabellón C, «para ir en tiempo».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate