El Correo

Decathlon elige la nave comercial de Aldi para desembarcar en Miranda antes de final de año

La nave comercial que antes ocupaba Aldi es donde se instalará la firma deportiva.
La nave comercial que antes ocupaba Aldi es donde se instalará la firma deportiva. / A. GÓMEZ
  • La empresa, que requiere de licencia ambiental y de obras, prevé una inversión de 115.000 euros para la adecuación de la instalación

Decathlon, la popular firma de ropa y material deportivo, se implantará en Miranda antes de final de año. Lo hará en Las Californias, reabriendo la nave comercial que en su día ocupó la cadena de supermercados Aldi, tras la realización de las reformas necesarias para adaptar el espacio a su tipología de tiendas. De momento, la firma presentó el 23 de marzo en el Ayuntamiento dos solicitud de licencia de obras, una para la adecuación de la nave de uso comercial emplazada en la calle Riberas del Ebro, con una inversión que rondará los 110.000 euros;y otra para la retirada de falso techo y separación interior. Propuesta presupuestada en 5.000 euros y que se considera como obra menor.

Pero el tipo de actividad de la firma y la superficie de la misma, que va a superar los 750 metros, hacen necesaria la tramitación de una licencia ambiental. Un requisito que ya le ha sido comunicado a la empresa. «El 4 de abril se despachó el requerimiento para que presentasen la documentación oportuna de cara a poder cumplir con ese trámite», explicó la concejala de Urbanismo, Noelia Manrique.

El proyecto presentado en el Consistorio recoge la adecuación de fachadas, la reforma del acceso principal, la reorganización de la sala de ventas, la adaptación del cuarto de basuras... La firma va a disponer de una superficie útil en planta baja de 1.201 metros cuadrados, a los que hay que sumar los 75 de un altillo. La sala de ventas cuenta con 1.063 metros. Además, Decathlon espera contar con 75 plazas de aparcamiento dentro de una parcela que tiene 7.142 metros cuadrados.

Una vez que la empresa aporte toda la documentación solicitada por la administración local para gestionar la licencia ambiental, comenzarán a correr las etapas y los tiempos. Primero habrá que publicar en el Boletín Oficial de la Provincia (BOP) de Burgos la iniciativa, dando un plazo de 20 días para presentar alegaciones, además de informar a los colindantes de la parcela a ocupar. Si se presentará alguna reclamación se dará traslado al promotor de la actividad para que lo valore. Después habría que incorporar al expediente el informe técnico y jurídico, para que la licencia ambiental pase a ser aprobada por la Junta de Gobierno Local. Las de obras acompañarían a esta porque se suelen conceder de manera simultánea.

Completados los trámites burocráticos los responsables de la firma deportiva comenzará a trabajar en Las Californias con el objetivo de abrir las puertas de la nueva tienda antes de final de año. El proyecto acaba de empezar a rodar y aún no tienen fecha concreta de inauguración. «Depende de muchas cosas, quedan aún muchos detalles por cerrar», según apuntaron desde la propia empresa.

Por definir

De hecho, la de Miranda ni siquiera aparece aún entre las próximas apertura en la página web de Decathlon. Sí reconocen que el hecho de desembarcar en una nave ya construida y que solo hay que adaptar a las características de su proyecto facilita un implantación más rápida; pero también dejan claro que aún quedan aspectos por definir. Entre ellos la plantilla que incorporará el establecimiento y las características que tendrá una tienda incluida en las de gran formato. Ese es el modelo que emplea Decathlon en todas aquellas que no se ubican en el centro del casco urbano de las ciudades.

Evidentemente, el espacio de venta no permitirá tener disponibles todas las referencias de la marca. Por eso, antes de abrir la firma tiene previsto realizar un estudio sobre los gustos deportivos de los mirandeses y de los vecinos de las poblaciones del entorno. Se tratará así de tener una gama mayor de productos vinculados a aquellas actividades que más se practiquen.

Pero todo estará disponible a través de la venta online que se podrá realizar desde pantallas que estarán instaladas en la propia tienda. «El personal asesorará a los clientes en base a sus necesidades y tramitará la petición del material que podrá ser enviado a domicilio o retirado en la tienda. Los metros cuadrados no son un impedimento para satisfacer las necesidades; para exponerlo sí, pero nada más», zanjaron.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate