El Correo

Unas diez personas acuden cada semana a la PAH para informarse sobre las cláusulas suelo

En el centro el activista Fran Alvarado y, a la izquierda, el abogado Iker Fernández, junto a miembros de la PAH de Miranda.
En el centro el activista Fran Alvarado y, a la izquierda, el abogado Iker Fernández, junto a miembros de la PAH de Miranda. / A. GÓMEZ
  • Un activista del colectivo pidió ayer a los asistentes a una charla informativa que «no se confundan», porque «los bancos no son amigos de nadie»

«Que la gente no se confunda, los bancos no son amigos de nadie». Eso el algo que el activista de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH), Fran Alvarado, dejó muy claro a las más de sesenta personas que ayer acudieron a la Casa de Cultura para informarse sobre cómo reclamar las cláusulas abusivas. Una charla organizada por el colectivo mirandés después de que el número de consultas que les llegan se hayan multiplicado desde que el Tribunal Europeo reconociera el derecho de los consumidores a recibir lo abonado por este concepto desde que suscribieron el crédito y no desde 2013, como había dictado la justicia europea. Si antes, apuntaron, les llevaba dos casos a la semana ahora rondan de 10 a 12.

Entre los que se acercan les hay que saben que la tienen y quienes lo desconocen, porque «hay algunos que solo conocen la cuota que pagan al mes, nada más», apuntaron. Pero también acuden personas a las que, con anterioridad, se les ha rebajado esa cláusula, otras a las que se les ha quitado pero sin devolverles dinero, además de quienes cobraron lo pagado desde mayo de 2013. La situaciones son de lo más diversas, pero el consejo esencial para todos es el mismo: tienen que asesorarse. Y no solo en el banco, «porque ya han intentado engañarles una vez y puede que ahora también lo haga a la hora de calcular la cuantía a devolver. Cualquier fraude va ligado a la confianza», recordó Alvarado.

En algunos casos, llevando a los clientes a pagar bastante más de lo que le correspondería sin ese porcentaje mínimo aplicado. De hecho, uno de los afectados que se hacerlo a la PAH la pasada semana lo hizo porque estaba pagando «550 euros, unos 200 más de lo que le correspondería».

Para recuperar lo cobrado de más, los afectados tienen dos vías, tal y como apuntó el abogado Iker Fernández, «reclamar o denunciar». En principio, se trataría de ir al banco a pedir la devolución, una petición a la que deberá responder en 4 meses, «todo un regalo» de tiempo. De oponerse, la única alternativa que quedaría sería la de recurrir a los tribunales». Y eso, apuntaron, es algo que no todo el mundo parece dispuesta a hacer por miedo a perder o por no tener capacidad económica para hacer frente a los gastos que se puedan derivar del proceso.

La justicia tampoco ha ayudado a resolver el problema y reconocer los derechos de los consumidores. «Llevamos desde 2011 con demandas en los tribunales y hasta diciembre del pasado año no ha resuelto de manera uniforme». Eso provocó que dependiendo de dónde vivieran los afectados pudieran recuperar más o menos dinero. «En 2012 y 2013 en Burgos y Vitoria se devolvía todo; en Vizcaya, nada y en Guipúzcoa, parte», explicó el abogado Iker Fernández; al tiempo que apuntaba que una de las líneas de trabajo que se está planteando es la de «ir contra el Estado por mal funcionamiento, pero eso es meterse en un proceso muy complejo aunque tengas las de ganar». Por otro lado, recordaron que aún quedan cuatro días para que entre en vigor el decreto firmado en enero por el gobierno para la devolución de las cláusulas suelo.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate